Como Arreglar Una Masa De Pan Dura?

Como Arreglar Una Masa De Pan Dura
Descargar el PDF Descargar el PDF Lo tienes todo planeado: la cena, el vino, esa barra de pan recién horneada, junto con las deliciosas costillas a la barbacoa. Todo ya está listo cuando te das cuenta de que la masa no se eleva. Este es un problema común para muchos panaderos caseros: te diste el trabajo de hacer una barra de pan con una linda forma, pero parece que la levadura se ha ido de vacaciones. Afortunadamente, es un problema relativamente fácil de diagnosticar y resolver.

  1. 1 Sube el calor. Nada le gusta más a la levadura que un clima caliente y húmedo para vivir su vida al máximo. Si quieres que la masa suba, tendrás que darle a la levadura lo que quiere.
    • Llena una bandeja para hornear con agua hirviendo y ponla en la rejilla más inferior del horno. Pon la bandeja con la masa en el medio de la rejilla, cierra la puerta del horno y deja que la masa se eleve.
    • También puedes hervir 1 taza de agua en el microondas, después poner el envase de la masa en el microondas junto con el agua y cerrar la puerta (¡no calientes la masa en el microondas!).
    • Algunas personas encienden el horno y ponen la masa cubierta con una toalla mojada encima de la estufa. El horno mantiene la superficie de la estufa caliente y la toalla mojada provee la humedad.
  2. 2 Agrega más levadura. Si el calor y la humedad no activan a la levadura (lo sabrás en menos de 1 hora), puedes probar agregando más levadura.
    • Abre un paquete nuevo de levadura y mezcla 1 cucharadita de levadura con 1 taza (250 ml) de agua caliente (a unos 43 °C o 110 °F) y 1 cucharada de azúcar. Deja reposar la mezcla unos 10 minutos hasta que tenga de 1 a 3 cm (½ a 1 pulgada) de espuma. Si no funciona, deberás conseguir levadura fresca e intentarlo de nuevo.
    • Mientras pruebas esta mezcla de levadura, calienta suavemente la masa plana a unos 40 °C (100 °F) poniendo el tazón en un lugar caliente.
  3. 3 Añade la levadura activa. Agrega más harina según sea necesario, una proporción de 60% harina a 40 % líquido suele ser recomendable para la masa para pan, así que añade la harina necesaria para equilibrar la masa. Amasa la mezcla de levadura activa junto con la masa y déjala subir en un lugar caliente y húmedo.
    • Este también puede ser un indicador para ver si la levadura no está activa. Este método hace que la levadura se ponga muy activa, así que cuando se añade a la masa, esta debe subir perfectamente. Si aun así la masa no sube, te indicará que la levadura no es la falla y que hay otro problema.
    • También puedes hacerlo al principio de la receta la próxima vez que hagas una masa diferente con levadura.
  4. 4 Añade más harina a la masa. Revisa si la masa está pegajosa. Si lo está, podría necesitar más amasado. Añádele más harina hasta que esté suave y sedosa al tocarla y ya no se pegue a la mano. Déjala descansar y elevarse en un ambiente húmedo y caliente. Repítelo si es necesario. Quizá debas dejar que la masa descanse toda la noche antes de darle forma y hornearla.
  5. 5 Amasa correctamente. El amasado es un arte: muy poco y podrías no distribuir la levadura en toda la masa, ocasionando que la masa esté demasiado débil para poder elevarse. Por otro lado, el amasado en exceso puede endurecer la masa al punto de no dejarla expandir. La masa deberá estar se suave y elástica, no rígida como una bola de goma ni suave como masa para galletas. Anuncio
  1. 1 Busca el problema. Toma en cuenta varios de los siguientes puntos para hacer un diagnóstico preliminar. Puede ser que una simple corrección del ambiente pueda solucionar el problema sin más esfuerzo.
    • Revisa el tipo de masa y de levadura. Algunos tipos de masas fermentadas son muy lentas para subir y pueden necesitar varias horas para hacerlo.
    • Asegúrate de que la levadura no haya caducado aún. La levadura en polvo en paquetes dura mucho tiempo, al igual que si guardas los frascos de levadura deshidratada en el congelador. Sin embargo ambas levaduras, tanto la fresca como la deshidratada, tienen un periodo de vida después del cual funcionarán menos o no funcionarán en lo absoluto.
  2. 2 Revisa el medio ambiente. La temperatura ideal es de aproximadamente 38 °C (100 °F) y mucha humedad. Si te alejas mucho de ese rango, la levadura no estará feliz.
  3. 3 Revisa el tipo de harina. Los panes hechos con harina para pastel o harina convencional tienen poco gluten y poco contenido proteico, así que quizá la masa suba y luego colapse.
    • Esto también puede pasar si tienes una masa que tiene una proporción mucho más grande de agua que de harina.
    • Algunas harinas contienen ingredientes antifúngicos para prolongar su tiempo de duración y ya que la levadura es un miembro orgulloso del reino de los hongos, es casi seguro que esos ingredientes inhiban su crecimiento.
    • La harina para pan blanco orgánica y libre de aditivos para blanquear funciona mejor para una buena barra de pan blanco.
    • La harina más pesada como la de granos integrales y otros tipos de harinas de granos integrales te darán una barra pesada que no subirá tanto como la harina fina del pan blanco.
  4. 4 Deja reposar la masa. No perturbes la masa mientras se eleve, especialmente si es una masa particularmente húmeda.
  5. 5 Usa un recipiente adecuado. El molde o la bandeja que uses hará una diferencia: si es demasiado grande, la masa no tendrá un apoyo con el cual elevarse, así que no aumentará de volumen hacia arriba, por el contrario, se esparcirá y posiblemente colapse.
    • Es recomendable poner los bollitos muy juntos los unos a los otros.
  6. 6 Revisa los ingredientes. Algunas especias como la canela son antifúngicos naturales.
    • Para los bollitos dulces de frutas y los rollos de canela, por lo general la masa deberá subir rápido, ya que la canela matará la levadura al final.
    • Algunas frutas deshidratadas también están cubiertas con antifúngicos como preservantes. Las frutas orgánicas deshidratadas son costosas, pero mucho mejores para hornear. Lo que hacen muchos panaderos es usar fruta deshidratada estándar pero no la añaden hasta el final.
  7. 7 Disminuye la sal. La sal es un ingrediente necesario para que se desarrollen las proteínas del gluten que hacen que la masa sea suave y elástica, pero demasiada matará a la levadura. Añade solo la cantidad requerida y añádela al principio a la harina, no al agua. Anuncio

¿Cómo hacer que la masa se esponje?

Cómo levar una masa de pan más deprisa – Antes de hornear el pan o de ponerlo en la panificadora , tras el tiempo de amasado es importante dejar un tiempo para que la masa aumente y coja cuerpo. Esto puede llevar una hora o incluso más tiempo, pero, si tienes el tiempo justo puedes aplicar los siguientes trucos de cocina para que la masa esté antes lista para proceder a su horneado ¿Preparado?

  1. En primer lugar, puedes hacer crecer la masa con ayuda del microondas tras su paso por la amasadora. Introduce un vaso apto para el calor de este pequeño electrodoméstico con agua, programa dos minutos a máxima potencia, ahora coloca el vaso en un lado e introduce el recipiente con la masa del pan. El ambiente creado por el agua caliente hará que la masa aumente más deprisa , sin necesidad de encender el microondas.
  2. Puedes replicar el mismo truco pero en el horno si la cantidad de masa es mayor. Sólo tienes que colocar un bol con agua hirviendo , con el horno precalentado a mínimo unos tres minutos. Con este truco de cocina crearás un ambiente perfecto y cálido para que la masa crezca con mayor fluidez a diferencia de si se encuentra a temperatura ambiente.
  3. La levadura seca , a diferencia de la levadura fresca tiene un crecimiento mayor sin necesidad de dejarla reposar mucho tiempo. Por eso, si quieres hacer que la masa leve con una mayor rapidez puedes añadir levadura de crecimiento rápido en lugar de la fresca. Si la receta indica dos fases de crecimiento puedes pasar a la segunda directamente para reducir el tiempo. Generalmente, si solo tiene una fase de crecimiento puedes saltarla y dejar que la masa aumente durante el horneado.
You might be interested:  Cual Es El Pais Que Mas Consume Pan?

Si no tienes mucho tiempo, antes de poner en práctica estos trucos, te sugerimos que  intentes dar con las recetas de pan rápido que como mucho requieren de una hora de reposo hasta que crece la masa y no precisan de una noche entera.

¿Por qué el pan me queda duro?

Puede deberse a un exceso de cocción, a una masa con demasiada harina o a una temperatura del horno demasiado elevada.

¿Cómo ablandar una masa refrigerada?

Coloca la masa envuelta en un plato apto para microondas o directamente en el microondas. Coloca la masa en el microondas en nivel medio por 20 segundos. Presiona la masa suavemente para ver su suavidad.

¿Qué pasa si mi masa no crece?

Amasar la masa de forma correcta – Otro factor fundamental para el éxito y la fermentación de una masa es su elaboración. Generalmente es necesario amasar la masa enérgicamente, pero lo justo para que quede blanda y elástica (también en este caso el tiempo depende de la harina utilizada), amasarla demasiado poco puede no distribuir suficiente levadura, amasarla demasiado tiempo puede hacer que la masa quede demasiado dura y luego podría tener dificultad en crecer.

¿Qué pasa si se amasa mucho la masa?

Por Francisco Tejero – La fuerza de la masa es un factor determinante de la calidad del pan, de tal forma que la falta de fuerza o un exceso de la misma provoca frecuentemente problemas de regularidad y calidad en el pan. El panadero normalmente achaca a la harina la falta de fuerza o el exceso de la misma, sin tener en cuenta que hay factores que también influyen. El conocerlos es de vital importancia para el equilibrio de las masas y por consiguiente para la calidad del pan.

La harina La harina ejerce una gran influencia sobre la fuerza de la masa dependiendo de la cantidad y calidad del gluten. También la actividad enzimática, es decir, su poder de fermentación, es un factor determinante.

El amasado Cuando se mezcla la harina y demás ingredientes con el agua, con el removimiento y el vaivén de la amasadora, las dos fracciones protéicas de la harina (gliadina y glutenina) se vuelven pegajosas. La unión de los enlaces dan lugar a una red elástica y extensible, impermeable a los gases, que se denomina gluten.

La formación, de mayor o menor cantidad de gluten, está determinada por la oxidación o exposición de la masa al oxígeno del aire. Esta oxidación varía con la velocidad de la amasadora y según la exposición de la masa al oxígeno del aire, durante el amasado.

De tal forma que si el amasado es muy prolongado aumentará la fuerza de la masa al mismo tiempo que su color se va blanqueciendo y, aunque con el aumento de la fuerza se obtendrá un pan de gran volumen, no resultará con un buen sabor. El tipo de amasadora también influye sobre la fuerza de la masa, en las amasadoras muy rápidas la exposición de la masa al oxígeno es menor por lo que también la fuerza quedará mermada.

Así pues, resumiendo, podemos decir que la velocidad y la duración del amasado tienen una gran influencia sobre la fuerza de la masa. La sal La sal se emplea en una proporción de 20 g por kilo de harina.

Si se aumenta ligeramente la dosificación aumentará progresivamente la fuerza y la tenacidad de la misma, del mismo modo que retardará el período de fermentación. Al contrario, también si se disminuye la sal bajará ligeramente la fuerza y aumentará por consiguiente la extensibilidad.

  1. La forma de incorporar la sal también es otro factor a tener en cuenta;
  2. Cuando la sal se incorpora al final del amasado la fuerza de la masa es mayor que si por el contrario se ha añadido al principio; pero también hay que tener en cuenta que cuanto más tarde se incorpora la sal la oxidación de la masa será mayor, y el sabor del pan insípido;

Es aconsejable pues incorporar la sal al principio del amasado y dar la fuerza a la masa por otros métodos. Los mejorantes Los mejorantes completos que usa el panadero están compuestos por diacetil tartárico (E-472e), ácido ascórbico (E-300), y enzimas alfa-amilasas.

El diacetil tartárico es un emulgente que facilita la mecanización de las masas, al aumentar su extensibilidad, asegurando un mejor formado de la pieza y una expansión mayor en el horno. El ácido ascórbico por el contrario aumenta la fuerza de la masa pero también la tenacidad.

El efecto E-300 se traduce en una mayor capacidad de retención de gas. Las enzimas alfa amilasas regulan la actividad fermentativa y la capacidad de gelificación del almidón al entrar el pan en el horno. Por tanto el uso de mejorantes completos, práctica habitual del panadero, es otro factor que influye enormemente en la fuerza y en el equilibrio de las masas.

La masa madre La masa madre bien elaborada y conservada tiene un efecto positivo en proceso mixto de panificación, que como es bien sabido consiste en el empleo de masa fermentada y de levadura prensada.

Cuando el tiempo de reposo de la bola de masa dividida es escasa, es imprescindible añadir al menos un 20% de masa madre que proporcione no solamente sabor y aroma al pan, sino también fuerza y capacidad de impulso del pan en el horno. Levadura prensada Éste es un factor que frecuentemente al panadero le pasa inadvertido.

En la mayoría de las panaderías se comienza con una dosis alta de levadura y se termina con muy poca. Los cambios en la fuerza de la masa van variando con la disminución de la dosis de levadura, y es muy frecuente que al principio de la jornada la masa lleve un exceso de fuerza y las últimas hornadas las masas se presenten flojas y debilitadas.

Hay hornadas de pan que salen mejor una que otras, como consecuencia de haber coincidido en la dosis óptima de levadura con el tiempo ideal de reposo. Es por tanto necesario que el panadero valore ese punto de coincidencia para que de esta forma equilibre la fuerza de la masa.

You might be interested:  1 Kilo De Pan Cuantos Panes Son?

Temperatura de amasado La temperatura de la masa juega un doble papel sobre la influencia de la fuerza de la masa. Cuando la temperatura de la masa es inferior a 24º C (tanto si ha salido así de la amasadora como si se ha enfriado en el período de reposo) tiende a perder fuerza y aumentar extensibilidad, y la fermentación se desarrolla lateralmente y plana, al mismo tiempo que se frena la actividad fermentativa.

Al contrario, cuando la temperatura es superior a 25º C las masas se vuelven fuertes y tenaces, la fermentación se desarrolla muy redonda con poca base de contacto de la masa con la bandeja o tablero. Grado de mecanización Está demostrado que las presiones y esfuerzos físicos que se someten a la masa influyen en la estructura, en la fuerza y en la tenacidad la misma.

  1. La división volumétrica somete a la masa a presiones, lo que incide que las últimas bolas divididas tengan un grado mayor de gasificación y de exposición de las masas a dichas presiones, transformándose cada vez más tenaz a medida que se acerca al final de masa;

El formado a máquina otorga mayor fuerza en las masas que aquellas otras formadas manualmente. También el grado de laminación y de enrrollado de las tortas de masas influye en el equilibrio, así pues, cuanto más cerrados entren los rodillos, más grandes será la torta y el enrrollado será superior; al contrario, si los rodillos están muy abiertos la barra tenderá a aflojarse y a extenderse durante la fermentación.

  1. Tiempo de reposo Tanto si la masa ha reposado en bloque como en bolas ya divididas, aumenta de fuerza a medida que se va prolongando el tiempo;
  2. El reposo facilita al panadero equilibrar las masas, si lo que quiere es más fuerza, dejará mayor tiempo de reposo y si por el contrario lo que desea es obtener unas masas más flojas y extensibles recortará dicho tiempo;

Las masas duras Las consistencias de las masas es pues otro factor que influye en la fuerza, de tal forma que incorporando mayor o menor cantidad de agua a las masas se podrá concluir mejor el trabajo. Amasijos grandes Cuando las masas son grandes, el tiempo que se tarda en dividirse es largo, lo que provoca que las últimas piezas tengan un exceso de gasificación, de tenacidad y de fuerza.

¿Qué pasa si dejo reposar la masa de pan toda la noche?

Masa en el frigorífico – Si quieres ralentizar el proceso de elaboración del pan para disponer de más tiempo, prueba a añadir menos levadura o a meter la masa en la nevera. Mezcla la harina, la sal, la mantequilla (o el aceite), el agua fría y sólo 5 g de levadura y ponla en un bol para dejarla en la nevera y que suba durante toda la noche, idealmente durante unas siete horas.

La masa que se deja fermentar a temperatura ambiente suele tardar entre dos y cuatro horas en duplicar su tamaño. Si se deja toda la noche, la masa sube tanto que probablemente se derrumbe por su propio peso, haciendo que la masa se desinfle.

El exceso de fermentación se produce cuando la masa ha fermentado demasiado tiempo y las burbujas de aire han estallado. Para rescatar la masa sobreprensada, presione la masa para eliminar el gas, luego vuelva a darle forma y pruébela de nuevo. (Este método no sirve para el pan de masa madre).

  • 3 de agosto de 2021;
  • Todas las masas se pueden refrigerar;
  • El enfriamiento de la masa ralentiza la actividad de la levadura, pero no la detiene por completo;
  • Por este motivo, es necesario golpear la masa unas cuantas veces durante las primeras horas que esté en el frigorífico;

Cubra bien la masa con papel de plástico y métala en el frigorífico.

¿Cuánto tiempo se debe dejar reposar la masa con levadura?

La masa debe reposar tres horas o hasta que doble su volumen – “Debemos dejar reposar la masa tres horas, o hasta que doble el volumen” , apunta. Después le daremos la forma y la medida que queramos. “No hay que estresarse intentando que nos quede redonda porque es muy difícil, puede resultar ideal meterla en la bandeja del horno y nos quedará cuadrada pero perfecta”, apunta el pizzero.

Ponerle un poquito de aceite de oliva antes ayuda a que no se pegue. Aunque el de oliva virgen es muy bueno, Gennaro opta por otro de oliva más suave para evitar que su intenso sabor se coma el de los ingredientes de la pizza.

Si tenemos un molde redondo también lo podemos usar. Lee también.

¿Cómo hacer para que el pan casero no se ponga duro?

Congelar el pan sin protegerlo – Congelar el pan es un buen recurso de conservación si queremos que no nos falte durante toda la semana, siempre que respetemos unas reglas básicas. La más importante, “conservar bien su humedad con un buen envoltorio que lo aísle del aire”, explica Barriga, que nos aconseja cubrirlo con papel de aluminio y meterlo en una bolsa de plástico.

O bien, solo con la bolsa de plástico o en un táper hermético. El congelado es una práctica tan habitual que en Cal Forner venden la mayoría de pan cortado en rodajas y en bolsita ya preparada para meter en el congelador: “Es un sistema sencillo que permite aislar bien al pan y evitar que se impregne de olores de otros alimentos, como el pescado”, apunta el panadero Ferran Hernández.

Daniel Jordà nos aconseja usar siempre la misma bolsa de plástico para ser sostenibles. Conviene también ser prácticos y no olvidar trocear el pan antes de empaquetarlo para congelar. Si lo hacemos así podremos sacar solo las rebanadas que nos hagan falta y el resto seguirá intacto.

¿Qué pasa si hay exceso de levadura en el pan?

Sobre el pan con levadura – Lo mejor que se puede hacer si se ha añadido demasiada levadura al pan es bajar la temperatura de la masa para la fermentación en masa. Las temperaturas frías ralentizan la producción de gas mientras permiten que la masa siga madurando.

Un exceso de levadura puede hacer que la masa se desinfle al liberar gas antes de que la harina esté lista para expandirse. Si dejas que la masa suba demasiado tiempo, empezará a tener un olor y un sabor a levadura o a cerveza y, en última instancia, se desinflará o subirá mal en el horno y tendrá una corteza ligera.

Sin embargo, en lugar de usar agua tibia, utilice agua de al menos 140 grados Fahrenheit. Esto es lo suficientemente caliente como para matar toda la levadura. Si sólo desea matar parte de la levadura, utilice agua entre 120 y 140 grados. Añada la sal de su receta a la mezcla de levadura y agua si no ha matado la levadura utilizando agua caliente.

Si utiliza demasiada levadura (dentro de lo razonable) la levadura actuará muy rápidamente. Esto es bueno para la velocidad pero resultará en un sabor mucho menos desarrollado. Ninguna de las dos cosas es un problema, así que puede elegir usted mismo.

Si se utiliza muy poca agua, el gluten no se desarrollará lo suficiente y la masa quedará seca o desmenuzable.

¿Cómo se ablanda la masa?

¿Cuánto tiempo puede estar la masa de pan en la nevera?

¿Cuánto dura la masa de pan en la nevera? – La masa de pan se puede refrigerar puede durar unos tres días en el refrigerador; sin embargo, es mejor usarla dentro de las 48 horas. Esta es la mejor forma de refrigerar masa de pan. Después de amasar la masa, colóquela en un bol grande engrasado.

You might be interested:  Cuál Es El Pan Más Sano?

¿Por qué no sube el pan?

Temperatura – La levadura, como un agente de fermentación, está viva. Sí, son un conjunto de microorganismos unicelulares que toman el azúcar y el almidón como alimento y lo convierten en dióxido de carbono ( este aire es el que hace que tu pan crezca 🤗).

Como está viva, la levadura necesita una temperatura adecuada de 22°C a 28°C para continuar con su proceso adecuadamente. Si la temperatura para la levadura está demasiado alta, por ejemplo, si estamos en verano y hacen 40°C; la levadura puede morir.

Por el contrario, si está muy baja la temperatura, entonces la levadura se “duerme” y no continúa su proceso y entonces el pan no crece. Te aconsejo que : si vives en tierras calientes 🥵, haz que los tiempos de fermentación sean menores , siempre chequeando si la fermentación llegó a su punto máximo. .

¿Qué se puede hacer con una masa que no sube?

Descargar el PDF Descargar el PDF Lo tienes todo planeado: la cena, el vino, esa barra de pan recién horneada, junto con las deliciosas costillas a la barbacoa. Todo ya está listo cuando te das cuenta de que la masa no se eleva. Este es un problema común para muchos panaderos caseros: te diste el trabajo de hacer una barra de pan con una linda forma, pero parece que la levadura se ha ido de vacaciones. Afortunadamente, es un problema relativamente fácil de diagnosticar y resolver.

  1. 1 Sube el calor. Nada le gusta más a la levadura que un clima caliente y húmedo para vivir su vida al máximo. Si quieres que la masa suba, tendrás que darle a la levadura lo que quiere.
    • Llena una bandeja para hornear con agua hirviendo y ponla en la rejilla más inferior del horno. Pon la bandeja con la masa en el medio de la rejilla, cierra la puerta del horno y deja que la masa se eleve.
    • También puedes hervir 1 taza de agua en el microondas, después poner el envase de la masa en el microondas junto con el agua y cerrar la puerta (¡no calientes la masa en el microondas!).
    • Algunas personas encienden el horno y ponen la masa cubierta con una toalla mojada encima de la estufa. El horno mantiene la superficie de la estufa caliente y la toalla mojada provee la humedad.
  2. 2 Agrega más levadura. Si el calor y la humedad no activan a la levadura (lo sabrás en menos de 1 hora), puedes probar agregando más levadura.
    • Abre un paquete nuevo de levadura y mezcla 1 cucharadita de levadura con 1 taza (250 ml) de agua caliente (a unos 43 °C o 110 °F) y 1 cucharada de azúcar. Deja reposar la mezcla unos 10 minutos hasta que tenga de 1 a 3 cm (½ a 1 pulgada) de espuma. Si no funciona, deberás conseguir levadura fresca e intentarlo de nuevo.
    • Mientras pruebas esta mezcla de levadura, calienta suavemente la masa plana a unos 40 °C (100 °F) poniendo el tazón en un lugar caliente.
  3. 3 Añade la levadura activa. Agrega más harina según sea necesario, una proporción de 60% harina a 40 % líquido suele ser recomendable para la masa para pan, así que añade la harina necesaria para equilibrar la masa. Amasa la mezcla de levadura activa junto con la masa y déjala subir en un lugar caliente y húmedo.
    • Este también puede ser un indicador para ver si la levadura no está activa. Este método hace que la levadura se ponga muy activa, así que cuando se añade a la masa, esta debe subir perfectamente. Si aun así la masa no sube, te indicará que la levadura no es la falla y que hay otro problema.
    • También puedes hacerlo al principio de la receta la próxima vez que hagas una masa diferente con levadura.
  4. 4 Añade más harina a la masa. Revisa si la masa está pegajosa. Si lo está, podría necesitar más amasado. Añádele más harina hasta que esté suave y sedosa al tocarla y ya no se pegue a la mano. Déjala descansar y elevarse en un ambiente húmedo y caliente. Repítelo si es necesario. Quizá debas dejar que la masa descanse toda la noche antes de darle forma y hornearla.
  5. 5 Amasa correctamente. El amasado es un arte: muy poco y podrías no distribuir la levadura en toda la masa, ocasionando que la masa esté demasiado débil para poder elevarse. Por otro lado, el amasado en exceso puede endurecer la masa al punto de no dejarla expandir. La masa deberá estar se suave y elástica, no rígida como una bola de goma ni suave como masa para galletas. Anuncio
  1. 1 Busca el problema. Toma en cuenta varios de los siguientes puntos para hacer un diagnóstico preliminar. Puede ser que una simple corrección del ambiente pueda solucionar el problema sin más esfuerzo.
    • Revisa el tipo de masa y de levadura. Algunos tipos de masas fermentadas son muy lentas para subir y pueden necesitar varias horas para hacerlo.
    • Asegúrate de que la levadura no haya caducado aún. La levadura en polvo en paquetes dura mucho tiempo, al igual que si guardas los frascos de levadura deshidratada en el congelador. Sin embargo ambas levaduras, tanto la fresca como la deshidratada, tienen un periodo de vida después del cual funcionarán menos o no funcionarán en lo absoluto.
  2. 2 Revisa el medio ambiente. La temperatura ideal es de aproximadamente 38 °C (100 °F) y mucha humedad. Si te alejas mucho de ese rango, la levadura no estará feliz.
  3. 3 Revisa el tipo de harina. Los panes hechos con harina para pastel o harina convencional tienen poco gluten y poco contenido proteico, así que quizá la masa suba y luego colapse.
    • Esto también puede pasar si tienes una masa que tiene una proporción mucho más grande de agua que de harina.
    • Algunas harinas contienen ingredientes antifúngicos para prolongar su tiempo de duración y ya que la levadura es un miembro orgulloso del reino de los hongos, es casi seguro que esos ingredientes inhiban su crecimiento.
    • La harina para pan blanco orgánica y libre de aditivos para blanquear funciona mejor para una buena barra de pan blanco.
    • La harina más pesada como la de granos integrales y otros tipos de harinas de granos integrales te darán una barra pesada que no subirá tanto como la harina fina del pan blanco.
  4. 4 Deja reposar la masa. No perturbes la masa mientras se eleve, especialmente si es una masa particularmente húmeda.
  5. 5 Usa un recipiente adecuado. El molde o la bandeja que uses hará una diferencia: si es demasiado grande, la masa no tendrá un apoyo con el cual elevarse, así que no aumentará de volumen hacia arriba, por el contrario, se esparcirá y posiblemente colapse.
    • Es recomendable poner los bollitos muy juntos los unos a los otros.
  6. 6 Revisa los ingredientes. Algunas especias como la canela son antifúngicos naturales.
    • Para los bollitos dulces de frutas y los rollos de canela, por lo general la masa deberá subir rápido, ya que la canela matará la levadura al final.
    • Algunas frutas deshidratadas también están cubiertas con antifúngicos como preservantes. Las frutas orgánicas deshidratadas son costosas, pero mucho mejores para hornear. Lo que hacen muchos panaderos es usar fruta deshidratada estándar pero no la añaden hasta el final.
  7. 7 Disminuye la sal. La sal es un ingrediente necesario para que se desarrollen las proteínas del gluten que hacen que la masa sea suave y elástica, pero demasiada matará a la levadura. Añade solo la cantidad requerida y añádela al principio a la harina, no al agua. Anuncio

¿Cómo hacer que la levadura suba?

¿Cómo hacer para que no se encoja la masa?