Desayuno Para Niño Que Vómito?

Desayuno Para Niño Que Vómito
Desayuno Para Niño Que Vómito ¿Qué alimentación debe llevar su hijo si tiene vómito? Nutrióloga Alessandra Porras ¿Porqué vomitan los niños? Es normal que los niños vomiten, algunas de las causas del vómito son: una infección intestinal, mala digestión, gripa, incluso por estrés ó nervios. Y el objetivo de darle una dieta especial a tú bebé es que su estómago descanse, y así evitar lesionar mucosa gástrica, sin importar lo que está ocasionando el vómito, Primero. Hidratar es fundamental Vamos a darle líquidos poco a poco, cada 15-30 minutos debemos brindarle líquidos.

  1. Tanto en casos de vómito como en casos de diarrea hidratar es fundamental, ya que hay un posible riesgo de deshidratación  que es necesario frenar con agua y electrolitos, y en caso de que sea vómito también nos ayuda a quitarle el mal sabor de boca;

¿Qué le puedo dar? Líquidos: Sueros de rehidratación oral Agua mineral con un poco de azúcar Eso sí no se sugiere añadir azúcar a los preparados de rehidratación oral para mejorar el sabor. Se estaría endulzando en exceso y habría un desequilibrio en los componentes del suero. Sugerencia de alimentos para dieta blanda astringente

  • Suero de arroz
  • Zanahoria cocida
  • Plátano
  • Manzana hervida, un poco endulzada
  • Manzana
  • Pan tostado
  • Arroz cocido
  • Pollo hervida ó asado desgrasado
  • Pera
  • Gelatina de cualquier sabor (para tú niño, es importante que NO sea light)
  • Rollitos de Jamón de pechuga de pavo
  • Chayote
  • Caldo de pollo (pollo deshebrado, arroz blanco, chayote, zanahoria, papa)

Alimentos que NO se recomiendan ingerir mientras tú niño tenga vómito

  • Leguminosas (frijol, lenteja, haba)
  • Carnes grasosas (carne de res, carne de cerdo, salmón, atún)
  • Lácteos (leche de vaca, yogurt, quesos)
  • Frutas y verduras que lo puedan laxar ó que produzcan mal estar estomacal (mango, cítricos, papaya, piña, ciruela, durazno, calabaza, brócoli, col, coliflor, berenjena, lechuga, jitomate crudo)
  • Fibra, ya que puede laxarlo
  • Oleaginosas (nueces, almendras, pepitas, cacahuates, pistaches, etc), pues lo inflaman y producen gas
  • No fritos, ni capeados
  Alimentos Sugerencias
Ejemplo de menú 1 Desayuno: ½ pza de manzana Golden hervida, endulzada con un poco de miel. Colación 1: ½ pza de plátano. Comida: ¼ de tza de Arroz blanco con zanahoria hervida, picada finamente en cuadritos ½ tza de Pollo desmenuzado con pedacitos de chayote hervido picado Colación 2: ½ vasito de Gelatina de uva Cena: Pan tostado ½ vasito de leche de arroz orgánica Ofrecer alimentos incluídos dentro de la dieta blanda – astringente Ofrecer porciones pequeñas Abundantes líquidos y de preferencia suero ó bebidas ricas en electrolitos para rehidratar

.

¿Que darle de desayunar a un niño con vómito?

Los vómitos son uno de esos problemas que tu niño padecerá con más o menos frecuencia, pero debes tener en cuenta ciertas pautas para ayudar a tu hijo a pasar ese trance. Puede ser causa de una infección intestinal, una mala digestión, nervios, un resfriado, entre otras razones, y la consecuencia es que tu hijo expulsa la comida a través del estómago. Desde unComo. com, te explicamos qué puede comer un niño con vómitos. Pasos a seguir: 1 Cuando tu niño padece vómitos ocasionales o frecuentes, el riesgo más evidente y peligroso es la deshidratación.

Hay que hacer lo posible por frenar esta situación, para eso debes intentar reponer la pérdida de líquidos y electrolitos ofreciéndole líquidos con precaución que le quitarán el mal sabor de boca e hidratarán su organismo.

2 Puedes empezar por darle líquidos con algo de azúcar. Puede ser un suero de rehidratación oral o agua mineral con un poco de azúcar. La importancia de tomar azúcar es porque se evita la acetosis, que puede llegar a padecer tu hijo cuando ya ha vomitado varias veces y que causa un estado de decaimiento y falta de apetito.

  • Un aviso, no pongas nada de azúcar a las soluciones tipo suero con la intención de cambiar el sabor, porque quedará demasiado dulce y alterarás los componentes;
  • 3 Para empezar a dar comida sólida , no debes esperar mucho tiempo;

Es comprensible que te de miedo, pero hazlo con precaución y sin forzarle si no tiene hambre. Si este es el caso, las bebidas con azúcar son una estupenda opción para ir recuperándose. Pero si ves que tu niño tiene hambre y le sientan bien los líquidos, prueba a servirle comida sólida.

Empieza con alimentos ligeros y que contengan poca grasa. 4 Si tu pequeño ha estado con vómitos, puedes ir probando a darle de comer los siguientes alimentos : yogur desnatado, leche algo aguada con azúcar, cereales, sopa de arroz, plátano, manzana, pescado blanco, pollo, patata hervida.

son algunas buenas opciones para alimentar a tu hijo mientras supera ese estado. En general, debe ser comida muy ligera y no hay que darle nada frito. Puedes ampliar esta información consultando el artículo Qué comer si tengo vómitos. Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico.

¿Qué se le puede dar a un niño después de vomitar?

Empiece ofreciéndole líquidos claros, como agua, jugo, paletas heladas, limonada, etc. , ya que son más fáciles de digerir. Los líquidos opacos, como la leche, permanecen más tiempo en el estómago, aumentando la probabilidad de vómitos.

¿Qué frutas son buenas para el vómito?

¿Que darle de comer a un niño enfermo del estómago?

Desayuno Para Niño Que Vómito Pamplona-. La gastroenteritis es el trastorno digestivo más frecuente en niños y consiste en la inflamación de la pared del estómago y de los intestinos a causa, en la mayoría de las ocasiones, de una infección. De inicio brusco, su síntoma más característico es la diarrea, que puede ir acompañada de vómitos, fiebre y dolor abdominal.

  1. Otro rasgo de esta patología en la población infantil es que se propaga con gran facilidad, como explica el doctor Julio Maset, experto médico de Cinfa: “Los niños son más proclives a contagiarse entre ellos, debido a su manera relacionarse y de jugar, en la que hay mucho contacto físico;

También el hecho de que compartan a menudo sus cosas dentro del aula o los cubiertos y utensilios en el comedor escolar influye en que se propaguen más fácilmente los virus, el tipo de agente infeccioso que con más frecuencia causa esta afección intestinal”.

Prioridad: evitar la deshidratación Especialmente cuando la gastroenteritis afecta a los niños , “es mayor el riesgo de que la diarrea líquida y los vómitos frecuentes desemboquen en un cuadro de deshidratación- apunta el experto-.

Este puede producirse cuando el intestino no es capaz de tolerar o retener los líquidos y las sales durante días, teniendo en cuenta, además, la incapacidad de los más pequeños para solicitar agua”, añade el doctor. Los padres deben saber que para prevenir ese peligro, el niño ha de beber con frecuencia -cada vez que se produce un vómito o una deposición- con el objetivo de reponer el líquido y las sales minerales que ha perdido y permitir al organismo recuperarse.

  1. “Los sueros o soluciones de rehidratación oral son idóneas para ello, aunque no se ha de forzar a beber al niño, que las tomará solo si tiene sed y si el pediatra no ha dado otra indicación”, recalca el experto de Cinfa;

No obstante, este tipo de sueros no detienen por sí mismos la diarrea, ya que no actúan frente a los virus o bacterias que la provocan. Para combatirla, una buena opción es combinarlos con probióticos, que ayudan a restaurar la flora intestinal y pueden acortar la duración de la diarrea.

  • Respecto a la alimentación, indica el Dr;
  • Maset, “al contrario de lo que se suele creer y si el niño no vomita, no es necesario el ayuno ni tampoco una dieta astringente;
  • Basta con que la alimentación sea suave, evitando el exceso de grasas o azúcares;

Por ejemplo, desde el momento en que el niño recupera el apetito, podemos darle de comer, sin forzar, cereales, patata, carne magra, pescado, verdura, fruta e incluso lácteos. Si recurrimos a una dieta blanda, no debe durar más de unos días o corremos el riesgo de que la diarrea se vuelva crónica.

En cambio, reiniciar lo antes posible la dieta habitual acelera la recuperación”, concluye. Pautas para tratar la gastroenteritis en los niños: 1. Hidrátale en cantidad adecuada, pero poco a poco. Durante los episodios más agudos de la enfermedad, asegúrate de que tu hijo repone los líquidos y sales que está perdiendo, pero no le hagas beber demasiado de golpe, pues puede provocarle nuevos vómitos.

Apuesta por las soluciones de rehidratación y evita las bebidas isotónicas. Tomar sueros de rehidratación oral cada poco tiempo constituye una buena opción para evitar la deshidratación del niño. En cambio, las bebidas isotónicas están pensadas únicamente para adultos durante la práctica deportiva, por lo que no son recomendables en casos de gastroenteritis infantil.

Inicia su alimentación habitual en cuanto sea posible. El niño debe comer en cuanto tenga apetito, no es necesario ningún periodo de pausa o ayuno ni una dieta astringente. Por eso, ofrécele alimentos de su dieta habitual que le resulten apetecibles e irá pidiendo más comida a medida que se vaya sintiendo mejor.

Los únicos alimentos desaconsejados son los que contienen demasiada grasa o azúcares. No olvides continuar con la hidratación entre las comidas o tomas. No dejes de darle el pecho o el biberón. Si el niño todavía es lactante, debe seguir tomando el pecho; incluso puedes aumentar la frecuencia de las tomas y hacerlas más cortas.

  • Si toma biberón, no necesitas cambiar la fórmula ni rebajar su concentración;
  • Y si toma papillas y purés, puedes seguir con su alimentación habitual;
  • Vigila ciertas señales de deshidratación;
  • Sabrás si tu hijo está deshidratado si tiene los labios y la boca secos, lleva mucho tiempo sin orinar y tiene los ojos hundidos;

En bebés pequeños, que la parte blanda que tiene en la parte superior de la cabeza esté hundida también es un signo de deshidratación. Además, pueden mostrarse faltos de energía, como aletargados. Consulta a tu farmacéutico sobre los probióticos. Tu médico o farmacéutico pueden recomendarte probióticos para ayudar a repoblar la flora intestinal y acortar algo la duración de la diarrea, de forma que el niño se recupere antes.

  • Evita las medicinas, a no ser que te lo indique el pediatra;
  • No existe medicación específica para la gastroenteritis vírica; los antibióticos no son efectivos y pueden alargar la duración de la diarrea;
  • Siguiendo las indicaciones de tu médico, puedes dar a tu hijo antipiréticos para aliviar la fiebre;

Pero no es necesario, salvo indicación específica, el empleo de antieméticos (fármacos para controlar el vómito) y antidiarreicos. Máxima higiene para prevenir el contagio. Enseña a tu hijo a lavarse las manos cuidadosamente con agua tibia y jabón, durante, al menos quince segundos, después de ir al baño y antes de comer.

Por tu parte, procura predicar con el ejemplo y hacer lo mismo frecuentemente, sobre todo después de ir al servicio, tras cambiar los pañales o asear a tu pequeño y antes de cocinar y comer. Y tras un episodio de vómitos o diarrea dentro del hogar, limpia y desinfecta inmediatamente las superficies que se hayan podido contaminar, pues el contacto directo puede producir el contagio.

No lo lleves a la escuela hasta que esté mejor. Aunque es mejor no limitar la actividad del niño y, pese a la mayoría de las gastroenteritis en nuestro entorno son leves, espera a que se encuentre mejor para llevarlo al colegio o la guardería, pues hasta entonces puede contagiar a sus compañeros.

  • 10;
  • Acude al pediatra si observas ciertos síntomas;
  • Pese a que la mayoría de los casos de gastroenteritis infantil ceden por sí solos a los pocos días, si aprecias signos de deshidratación en el niño, si presenta fiebre alta o no cede o si ves sangre en sus deposiciones, debes acudir inmediatamente al médico con tu hijo;

El proyecto de divulgación en salud de Cinfa En la web www. cinfasalud. com puede consultarse información sobre distintas patologías y su prevención. También se difunden estos contenidos en los perfiles sociales @CinfaSalud en Twitter , CinfaSalud en Facebook, CinfaSalud en Google+, CinfaSalud en Pinterest y CinfaSalud en Youtube , donde puedes ver un vídeo sobre qué hacer cuando son los niños quienes padecen gastroenteritis.

Sobre Cinfa Cinfa es el laboratorio más presente en los hogares de nuestro país. De 100% capital español y con 49 años de experiencia, está integrado por más de mil profesionales a los que les mueve un proyecto común: poner a disposición de los ciudadanos tratamientos y soluciones de salud de calidad y accesibles, a través del consejo de los profesionales sanitarios.

Todo ello, con un enfoque centrado no solo en la enfermedad, sino también en la prevención y la mejora de la calidad de vida. Para ello, cuenta con medicamentos con receta de distintas áreas terapéuticas; medicamentos sin receta y productos de cuidado de la salud; soluciones de movilidad Farmalastic; tratamientos para el cuidado de la piel Be+ ; y soluciones nutricionales N s Nutritional System .

¿Que no debe comer un niño con vómito?

¿Qué puede comer un niño con gastroenteritis? Sigue los consejos de CinfaSalud

Muchos niños prefieren alimentos simples cuando han estado vomitando. Es importante ser flexible y ofrecerle algo que quiera comer. Ofrézcale alimentos como galletas, cereales, pan, arroz, sopa, frutas, vegetales y carne. Si el niño tiene diarrea, evite darle alimentos muy azucarados.

¿Qué frutas puede comer un niño cuando tiene vómito?

¿Cómo hidratar a un niño después de vomitar?

¿Cómo se tratan los vómitos? – El tratamiento de los vómitos depende de su causa. Los vómitos provocados por una gastroenteritis suelen desaparecer por sí solos en menos de 24 horas. Si su hijo ha estado vomitando, ayude a prevenir la deshidratación dándole una solución de rehidratación oral (como Pedialyte, Enfalyte, o la marca genérica). Si su hijo tiene una deshidratación leve y su médico le indica que empiece a rehidratarlo en casa: 

  • Empiece dándole pequeños sorbos de la solución de rehidratación oral, de 1 a 2 cucharaditas cada pocos minutos.
  • Los bebés se pueden seguir amamantando o alimentando con leche de fórmula, siempre que no estén vomitando de forma repetida.
  • No le dé a un bebé agua en lugar de una solución de rehidratación oral. El agua no contiene la cantidad adecuada de nutrientes para un bebé deshidratado.
  • Los niños mayores pueden tomar polos de bebidas de electrolitos congeladas.
  • No dé a su hijo medicamentos contra los vómitos, a menos que se lo recomiende su médico.
  • Cuando su hijo deje de vomitar, le puede ofrecer cantidades reducidas de alimentos sólidos, como tostadas, crackers, arroz o puré de patatas. El yogur, la fruta, la verdura y la carne magra, como el pollo, también son adecuados.

Los niños que sigan vomitando o que tengan una deshidratación grave se deberán tratar en el servicio de urgencias de un hospital o de otro tipo de centro médico.

¿Cuándo es peligroso el vómito en niños?

El vómito por sí solo (sin diarrea) debería cesar al cabo de unas 24 horas. Si dura más de 24 horas, es probable que las causas sean más serias, por ejemplo apendicitis, infección renal, diabetes o lesión a la cabeza. Una causa seria en los bebés es la estenosis pilórica.

¿Cuánto tiempo dura el vómito en niños?

Durante las primeras 3 o 4 horas, su hijo puede vomitar todo. A continuación, el estómago se establece. El vómito a causa de una enfermedad viral suele cesar al cabo de 12 a 24 horas. El vómito leve con náuseas puede durar hasta 3 días.

¿Que no comer después de vomitar?

¿Cuántas veces puede vomitar un niño?

Recursos de temas El vómito es el ascenso desagradable, involuntario y forzoso del alimento ingerido. En los bebés, se deben distinguir los vómitos de la regurgitación. Los bebés a menudo regurgitan pequeñas cantidades mientras comen o poco después, por lo general, mientras eructan.

La regurgitación puede ocurrir porque el niño se alimenta rápidamente, traga aire, o es sobrealimentado, pero puede ocurrir sin razón aparente. El vómito habitualmente está causado por un trastorno. Los padres experimentados normalmente pueden detectar la diferencia entre regurgitaciones y vómitos, pero los padres primerizos pueden tener que consultar con un médico o enfermera.

El vómito puede ser beneficioso ya que con él se eliminan las sustancias tóxicas que se hayan podido ingerir. Sin embargo, el vómito casi siempre está causado por algún trastorno. Por lo general, el trastorno es relativamente inofensivo, pero en ocasiones el vómito es un signo de un problema grave, como una obstrucción en el estómago o el intestino o el aumento de la presión dentro del cráneo (hipertensión intracraneal). En los recién nacidos y lactantes, las causas más frecuentes de vómito son En los niños mayores, la causa más común es

  • Gastroenteritis debida a un virus

En los recién nacidos y los lactantes, algunas de las causas, aunque menos frecuentes, son importantes, ya que pueden ser potencialmente mortales:

  • Una obstrucción del intestino causada por malformaciones congénitas, como la torsión (vólvulo) o estrechamiento (estenosis) del intestino

En los niños mayores y adolescentes, las causas poco comunes incluyen infecciones graves (como una infección renal Infección renal La pielonefritis es una infección bacteriana de uno o de ambos riñones. La infección puede extenderse por el tracto urinario a los riñones o (menos frecuentemente) los riñones pueden infectarse. obtenga más información o meningitis Meningitis en niños La meningitis bacteriana es la infección grave de las capas de tejido que recubren el encéfalo y la médula espinal ( meninges).

  1. Las causas más probables del vómito dependen de la edad del niño;
  2. La meningitis bacteriana en lactantes de más edad y niños suele;
  3. obtenga más información ), apendicitis Apendicitis en niños La apendicitis es la inflamación e infección del apéndice;

La apendicitis parece desarrollarse cuando el apéndice se obstruye, bien por material fecal duro (los llamados fecalitos o fecalomas). obtenga más información aguda, o un trastorno que aumente la presión dentro del cráneo (como un tumor cerebral Introducción a los tumores cerebrales infantiles Los tumores cerebrales (véase también Tumores cerebralesen adultos) son los segundos cánceres más frecuentes en los niños menores de 15 años (después de la leucemia) y la segunda causa principal. obtenga más información o un traumatismo craneal grave Traumatismo craneal grave Los traumatismos craneales que afectan el encéfalo son particularmente preocupantes. Las causas frecuentes de los traumatismos craneales comprenden las caídas, los accidentes de tráfico, las.

  1. obtenga más información );
  2. En los adolescentes, las causas también incluyen la enfermedad por reflujo gastroesofágico o la úlcera gastroduodenal Úlcera gastroduodenal en niños Una úlcera gastroduodenal es una llaga circular u ovalada en la mucosa gástrica o duodenal que aparece en el lugar donde dicha mucosa se ha erosionado por la acción del ácido y las enzimas digestivas;

obtenga más información , las alergias alimentarias Alergias alimentarias Una alergia alimentaria es una reacción alérgica a un alimento determinado. Las alergias alimentarias suelen estar desencadenadas por ciertos tipos de frutos secos, cacahuetes, mariscos, pescados.

  1. obtenga más información , los vómitos cíclicos Causas menos frecuentes La náusea es una sensación desagradable de necesidad de vomitar;
  2. La persona también puede sentir mareos, molestias vagas en el abdomen y poca disposición para comer;

El vómito es una contracción. obtenga más información , un vaciado lento del estómago (gastroparesia), el embarazo Anticoncepción y embarazo en adolescentes Muchos adolescentes mantienen relaciones sexuales, pero eso no significa que estén bien informados sobre la anticoncepción, el embarazo y las infecciones de transmisión sexual (ETS), incluida.

obtenga más información , los trastornos alimentarios Introducción a los trastornos de la conducta alimentaria Los trastornos de la conducta alimentaria comportan una alteración en la alimentación o en el comportamiento relacionado con la alimentación y por lo general consisten en Cambios en lo que come.

obtenga más información y la ingestión de una sustancia tóxica Introducción a las intoxicaciones o envenenamientos La intoxicación o envenenamiento es el efecto perjudicial que se produce cuando una sustancia tóxica se ingiere, inhala o entra en contacto con la piel, los ojos o las membranas mucosas, como.

obtenga más información (como una gran cantidad de acetaminofeno Intoxicación por paracetamol (acetaminofeno) El paracetamol (acetaminofeno), un ingrediente común en muchos medicamentos que se comercializan con y sin receta médica, es inocuo en dosis normales, pero una sobredosis grave puede causar.

obtenga más información [paracetamol], hierro Intoxicación (envenenamiento) por hierro El hierro es un mineral esencial para la vida, pero tomarlo en exceso puede causar síntomas graves, daño hepático e incluso la muerte. Los síntomas se desarrollan por etapas y comienzan con. Los siguientes síntomas y características son motivo de preocupación:

  • Letargo o apatía
  • En los bebés, desconsuelo o irritabilidad y abultamiento de los puntos blandos entre los huesos del cráneo (fontanelas)
  • En los niños mayores, fuerte dolor de cabeza, rigidez de nuca que hace difícil bajar la barbilla hasta el pecho, sensibilidad a la luz y fiebre
  • Dolor y/o hinchazón abdominal
  • Vómitos persistentes en niños que no crecen o se desarrollan de la forma esperada
  • Deposiciones sanguinolentas

Los niños con signos de alarma deben ser evaluados de inmediato por un médico, al igual que todos los recién nacidos; los niños con vómitos con sangre, vómitos similares a los posos del café, o de color verde brillante, y los niños con un traumatismo craneoencefálico reciente (una semana como máximo). No todo dolor de barriga cuenta como dolor abdominal (signo de alarma). Sin embargo, si el niño parece incómodo, incluso cuando no esté vomitando y sus molestias duren más de unas pocas horas, probablemente deba ser evaluado por un médico. Para otros niños, los signos de deshidratación, sobre todo la disminución del volumen de orina, y la cantidad que están bebiendo, ayudan a determinar la rapidez con que se deben evaluar.

  1. obtenga más información o alcohol);
  2. El primer objetivo es determinar si el niño está deshidratado y si el vómito está causado por un trastorno potencialmente mortal;
  3. La urgencia varía un poco según la edad ya que los bebés y los niños pequeños pueden deshidratarse con mayor rapidez que los niños mayores;

Generalmente, los bebés y los niños pequeños que no han orinado en más de 8 horas o que no han querido beber durante más de 8 horas deben ser examinados por un médico. Se debe llamar al médico si el niño tiene más de 6 a 8 episodios de vómito, si los vómitos persisten más de 24 a 48 horas, o si están presentes otros síntomas (como tos, fiebre o erupción). El médico pregunta

  • Cuándo comenzaron los vómitos
  • Con qué frecuencia se producen
  • El aspecto del vómito (incluyendo su color)
  • Si es con mucha fuerza (proyectivo)
  • Cuánto ha vomitado

La determinación de un posible patrón de presentación, en determinados momentos del día o después de comer ciertos alimentos, puede ayudar a identificar las posibles causas. La información sobre otros síntomas (como fiebre y dolor abdominal), las deposiciones (frecuencia y consistencia) y la orina también pueden ayudar al médico a identificar una causa. El médico también pregunta acerca de viajes recientes, traumatismos, y, en chicas adolescentes sexualmente activas, sobre el uso de anticonceptivos.

  • Los niños que han tenido solo unos pocos episodios de vómitos (con o sin diarrea), que beben por lo menos un poco de líquido, y que no parecen muy enfermos rara vez requieren una visita al médico;
  • Se debe realizar una exploración física para detectar posibles causas;

El médico observa si el niño crece y se desarrolla como se esperaba. El médico decide realizar pruebas en función de las posibles causas sugeridas por los resultados de la exploración. La mayoría de los niños no requieren pruebas. Sin embargo, si hay sospecha de malformaciones en el abdomen, generalmente se obtienen pruebas de diagnóstico por la imagen. Si se sospecha una enfermedad metabólica hereditaria, se realizan análisis de sangre específicas para ese trastorno.

  1. Si se sospecha deshidratación, a veces se realizan análisis de sangre para medir los electrólitos (minerales necesarios para mantener el equilibrio de líquidos en el cuerpo);
  2. Si la causa es otro trastorno, se le da tratamiento;

Los vómitos causados por la gastroenteritis generalmente cesan por sí solos. Un niño que vomita con frecuencia puede tolerar mejor cantidades pequeñas de solución tomadas frecuentemente. Por lo general, 1 cucharadita (5 mL) cada 5 minutos. Si el niño tolera esta cantidad, esta se incrementa gradualmente.

  • Con paciencia y ánimo, la mayoría de los niños pueden ingerir suficiente líquido por vía oral para evitar la necesidad de administrar líquidos por vena (líquidos intravenosos);
  • Sin embargo, los niños con deshidratación grave y aquellos que no toman suficiente líquido por vía oral pueden necesitar líquidos intravenosos;

Los fármacos utilizados con frecuencia en adultos para reducir las náuseas y los vómitos se usan con menos frecuencia en los niños debido a que su utilidad no ha sido probada. Además, estos medicamentos pueden tener efectos secundarios que incluyen somnolencia, mareos, dolor de cabeza y estreñimiento.

Sin embargo, si las náuseas o los vómitos son graves o no desaparecen, el médico puede administrar prometazina , proclorperazina , metoclopramida u ondansetrón a niños mayores de 2 años de edad. Tan pronto como el niño ha recibido suficiente líquido y cesan los vómitos, se le debe dar una dieta apropiada para su edad.

Los bebés pueden recibir leche materna o de fórmula.

  • Por lo general, el vómito está producido por la gastroenteritis debida a un virus y no causa problemas de larga duración o graves.
  • A veces, el vómito es un signo de un trastorno grave.
  • Si la diarrea acompaña a los vómitos, la causa probablemente sea una gastroenteritis.
  • Los niños deben ser evaluados por un médico de inmediato si el vómito persiste o tienen cualquier signo de alarma (por ejemplo, letargo, irritabilidad, dolor de cabeza intenso, dolor o hinchazón abdominal, vómito con sangre o de color verde brillante o amarillo, o sangre en las heces).

NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales Hacer clic aquí para la versión para profesionales Copyright © 2022 Merck & Co. , Inc. , Rahway, NJ, USA y sus empresas asociadas. Todos los derechos reservados.

¿Qué es lo mejor después de vomitar?

Después de haber vomitado: Enjuagarse la boca con abundante agua fresca. Limpiar los restos del vómito y poner especial atención en eliminar el olor. Esperar más o menos cuatro horas sin comer ni beber y, después, tomar pequeños sorbos de líquidos, preferiblemente de agua más bien fría, en cantidades pequeñas.

¿Que se puede desayunar cuando estás mal del estómago?

El pan tostado –sin mantequilla ni mermelada esta vez– es la mejor solución para los dolores estomacales porque evita el reflujo gástrico. Las crackers o galletas de agua son otro aperitivo muy recomendable (especialmente, si son bajas en sodio). – Plátanos: están en cualquier dieta y tienen múltiples propiedades.

¿Cómo fortalecer el estómago de un niño?

¿Qué fruta puede comer un niño con gastroenteritis?

Dieta para gastroenteritis en niños – Esta es la gran pregunta que se hacen muchas madres y padres cuando su hijo o hija tiene gastroenteritis. Como decíamos al principio es posible que el niño esté algo desganado al principio cuando enferma. Si al inicio no le apetece comer, no se le debe de dejar de ofrecer la bebida de forma frecuente.

  1. No obstante, no es recomendable pasar más de 12 o 24 horas de ayuno , por lo que se le debe preguntar si le apetece comer o bien ofrecerle si es un niño pequeño;
  2. Posteriormente se debe iniciar la alimentación sólida, gradualmente en pequeñas cantidades y escogiendo alimentos que no perjudiquen al estómago e intestinos inflamados;

Los alimentos más indicados en estos casos son los que se engloban dentro de una dieta astringente. – Hidratos de carbono : El arroz hervido, la sémola o puré de arroz son recomendables, pero no son los únicos. También la patata hervida, picada o en puré.

La pasta blanca hervida (más bien pasada) con un poquito de aceite de oliva también suele tolerarse bien. El pan blanco tostado (para reducir al máximo la cantidad de agua que pueda tener) es un alimento que los niños suelen aceptar correctamente y se aconseja en este tipo de tratamiento dietético.

– Verduras : La zanahoria hervida, picada o en puré es aconsejable. La chirivía también puede aceptarse bien. En cuanto al resto de verduras no serían demasiado recomendables, al menos al inicio de la dieta blanda. Si el niño acepta bien estos alimentos, también de forma gradual, se pueden ir introduciendo otros alimentos.

– Huevo: pasado por agua, hervido o en tortilla. – Pescado : el blanco es de fácil digestión. Merluza, bacaladilla, lenguado, rape, gallo. Lo mejor es tomarlo cocido o a la plancha. – Carne : las de pollo, pavo, conejo o codorniz son las más indicadas.

Lo ideal es prepararlas cocidas o a la plancha, pero sin piel. – Frutas : la manzana es la mejor tolerada, siempre y cuando se dé cocida u oxidada. Una manzana asada al horno es siempre una buena opción. También podemos cortarla en cuadraditos pequeños y rociarla con unas gotas de limón (o dejarla un buen rato en contacto con el aire) para que se oxide. Desayuno Para Niño Que Vómito ¿Qué alimentos se deben evitar? – Leche y quesos. Son alimentos difíciles de digerir y, sobre todo los quesos con una proporción de grasa generalmente elevada. – Verduras y frutas crudas, a excepción de las nombradas anteriormente. Tampoco es recomendable incluir frutos secos. – Bollería, chucherías, caramelos.

  1. El plátano maduro y el membrillo son también frutas que se recomienda tomar en la gastroenteritis aguda en niños;
  2. – Yogur : lo mejor es tomarlo natural y sin añadir azúcar o miel;
  3. El queso fresco también le puede sentar bien;

Una excesiva cantidad de azúcar y/o (algunos) edulcorantes puede producir efectos laxantes. – Bebidas gaseosas como los refrescos o el agua con gas. No es aconsejable que las bebidas que se ingieran estén demasiado frías. Tras leer este artículo has podido comprobar que hay más allá del arroz y el pollo cuando te plantees esta duda.

¿Cómo hidratar a un niño después de vomitar?

¿Cómo se tratan los vómitos? – El tratamiento de los vómitos depende de su causa. Los vómitos provocados por una gastroenteritis suelen desaparecer por sí solos en menos de 24 horas. Si su hijo ha estado vomitando, ayude a prevenir la deshidratación dándole una solución de rehidratación oral (como Pedialyte, Enfalyte, o la marca genérica). Si su hijo tiene una deshidratación leve y su médico le indica que empiece a rehidratarlo en casa: 

  • Empiece dándole pequeños sorbos de la solución de rehidratación oral, de 1 a 2 cucharaditas cada pocos minutos.
  • Los bebés se pueden seguir amamantando o alimentando con leche de fórmula, siempre que no estén vomitando de forma repetida.
  • No le dé a un bebé agua en lugar de una solución de rehidratación oral. El agua no contiene la cantidad adecuada de nutrientes para un bebé deshidratado.
  • Los niños mayores pueden tomar polos de bebidas de electrolitos congeladas.
  • No dé a su hijo medicamentos contra los vómitos, a menos que se lo recomiende su médico.
  • Cuando su hijo deje de vomitar, le puede ofrecer cantidades reducidas de alimentos sólidos, como tostadas, crackers, arroz o puré de patatas. El yogur, la fruta, la verdura y la carne magra, como el pollo, también son adecuados.

Los niños que sigan vomitando o que tengan una deshidratación grave se deberán tratar en el servicio de urgencias de un hospital o de otro tipo de centro médico.

¿Qué fruta se puede comer después de vomitar?

Plátano después de vomitar: la dieta BRAT – Si con las horas te empiezas a encontrar mejor y tu cuerpo acepta sin problemas el líquido ya puedes dar un paso más allá en tu dieta incluyendo los sólidos. Eso sí, no te precipites y vuelvas a comer con normalidad, deberás seguir los consejos que te brindamos a continuación para asegurarte de que tu recuperación es completa.

  1. Es importante que le aportes a tu cuerpo todos los nutrientes que necesita sin la necesidad de forzarlo;
  2. En este sentido, la sopa o los caldos son uno de los mayores aliados a la hora de tratar los vómitos;

Se trata de una comida que es muy suave, líquida, que no fuerza a nuestro sistema digestivo pero que, por otro lado, tienen una gran cantidad de nutriente e incluso beneficios para tu afección. Otro método que puedes utilizar es la que se conoce como la dieta BRAT, nombre que proviene de las iniciales en inglés de los productos que la conforma: plátano , arroz , manzana , tostadas.

La manzana, las tostadas y el arroz son tras alimentos con un alto poder saciante pero que, sin embargo, no son pesados para nuestro cuerpo. Por otro lado, comer plátano después de vomitar es esencial para que el cuerpo recupere la mayoría de los nutrientes que ha perdido, por ejemplo el potasio.

Es muy recomendable seguir esta dieta durante las 24-48 horas posteriores a vomitar. Si esta te parece una dieta demasiado cerrado puedes optar por otros alimentos blandos como las galletitas saladas, pan o fideos, incluso un poquito de jamón dulce o pavo. .

¿Qué es bueno comer después de vomitar?

Tener náuseas (estar enfermo del estómago) y vómitos puede ser muy desagradable. Utilice la siguiente información para ayudarlo a controlar las náuseas y el vómito. También siga las recomendaciones de su proveedor de atención médica. Las causas de las náuseas y vómitos pueden incluir cualquiera de las siguientes:

  • Enfermedad estomacal o intestinal
  • Embarazo ( náuseas matutinas )
  • Tratamiento médico, como un tratamiento contra el cáncer
  • Emociones como preocupación o estrés severos

Cuando usted tiene náuseas, no quiere comer. Esto puede llevar a una pérdida de peso poco saludable. Vomitar lo puede deshidratar (secar), lo cual puede ser peligroso. Una vez que usted y su proveedor encuentren la causa de sus náuseas o vómitos, le pueden pedir que tome medicamentos, que cambie la alimentación o que pruebe otras cosas para sentirse mejor.

  1. Cuando sienta náuseas siéntese tranquilamente;
  2. Algunas veces caminar de un lado para otro puede empeorarlas;
  3. Para asegurarse que su cuerpo tiene suficiente líquido, tome de 8 a 10 tazas de líquidos claros cada día;

El agua es lo mejor. También puede tomar sorbos de jugos de fruta y agua carbonatada (deje la lata o la botella abiertas para que salgan las burbujas). Pruebe con bebidas energéticas para reponer los minerales y otros nutrientes que puede estar perdiendo cuando vomita. Consuma de 6 a 8 comidas pequeñas a lo largo del día, en lugar de 3 comidas grandes:

  • Coma alimentos suaves. Algunos ejemplos son galletas, panecillos ingleses, pan tostado, pollo y pescado al horno, patatas (papas), pastas y arroz.
  • Coma alimentos que contengan mucha agua. Intente con sopas claras, paletas de helado y gelatina.
  • Si tiene un mal sabor en la boca, pruebe enjuagándose con una solución de bicarbonato de soda, sal y agua tibia antes de comer. Use 1 cucharadita (5 gramos) de bicarbonato de soda, 3/4 de cucharadita (4. 5 gramos) de sal y 4 tazas (1 litro) de agua tibia. Escupa después de enjuagarse.
  • Siéntese después de comer. No se acueste.
  • Busque un lugar calmado y placentero para comer, libre de olores y distracciones.

Otros consejos que pueden ayudar:

  • Chupe barras de caramelo o enjuáguese la boca con agua después de vomitar. O también se puede enjuagar con bicarbonato de soda y la solución salina mencionada antes.
  • Intente salir para recibir un poco de aire fresco.
  • Mire una película o vea televisión para alejar de su mente las náuseas.

Su proveedor también puede recomendarle medicamentos:

  • Los medicamentos contra las nauseas usualmente empiezan a hacer efecto de 30 a 60 minutos después de tomarlos.
  • Cuando llegue a la casa después de recibir tratamiento con fármacos contra el cáncer, es posible que necesite tomar estos medicamentos regularmente durante 1 o más días. Hágalo apenas comiencen las náuseas. No espere hasta sentirse muy mal del estómago.

Si está vomitando después de tomar cualquiera de sus medicamentos, coméntele al médico o a la enfermera. Debe evitar algunos tipos específicos de alimentos cuando tenga náuseas y vómitos:

  • Evite alimentos procesados y grasosos, al igual que alimentos que contengan mucha sal. Algunos de estos son panes blancos, pasteles, rosquillas, salchichas, hamburguesas de comida rápida, alimentos fritos, papitas fritas y muchos alimentos enlatados.
  • Evite alimentos con olores fuertes.
  • Evite la cafeína, el alcohol y las bebidas carbonatadas.
  • Evite los alimentos muy picantes.

Llame al médico si usted o su hijo:

  • No puede retener ningún alimento sólido o líquido
  • Vomita tres o más veces en un día
  • Tiene náuseas por más de 48 horas
  • Siente debilidad
  • Tiene fiebre
  • Tiene dolor de estómago
  • No ha orinado durante 8 horas o más

Cuidados personales – caso de náuseas; Cuidados personales – caso de vómitos Bonthala N, Wong MS. Gastrointestinal diseases in pregnancy. In: Landon MB, Galan HL, Jauniaux ERM, et al, eds. Gabbe’s Obstetrics: Normal and Problem Pregnancies. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2021:chap 53. Hainsworth JD. Nausea and vomiting. In: Niederhuber JE, Armitage JO, Kastan MB, Doroshow JH, Tepper JE, eds.

  • Abeloff’s Clinical Oncology;
  • 6th ed;
  • Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 39;
  • Rengarajan A, Gyawali CP;
  • Nausea and vomiting;
  • In: Feldman M, Friedman LS, Brandt LJ, eds;
  • Sleisenger and Fordtran’s Gastrointestinal and Liver Disease;

11th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2021:chap 15. Versión en inglés revisada por: David C. Dugdale, III, MD, Professor of Medicine, Division of General Medicine, Department of Medicine, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.