Como Conservar El Pan Fresco?

Como Conservar El Pan Fresco
Para conservar el pan fresco durante más tiempos, lo más recomendable es recurrir a las tradicionales bolsas de tela, en las que el pan se guardaba antaño, así como las bolsas de papel, paneras o cajas de madera.

¿Cómo conservar el pan?

¿Nevera o congelador? – Como Conservar El Pan Fresco Meter el pan en la nevera, no es una buena opción. Ni para las barras de pan, ni para las hogazas ni para los panes de molde. Cierto es que el frío puede alargar la vida del pan, pero cambiará mucho su textura, ya que tenderá a resecarse. Para conservar el pan que no vayamos a utilizar, el congelador es mejor opción.

Para congelar el pan, os recomendamos cortar el pan en porciones cómodas o en rebanadas , meterlas en un recipiente adecuado que cierre herméticamente y sacar el pan que vayamos a necesitar cuando nos haga falta, para no tener que sacar toda la barra o toda una hogaza.

Muy importante es tener en cuenta los tiempos de descongelación. En rebanadas obviamente se descongelará antes. La mejor forma de descongelar es sacar el pan del congelador y pasarlo a la nevera durante tres horas y después dejarlo a temperatura ambiente.

¿Cómo mantener el pan fresco durante más tiempo?

No hay nada más triste que intentar comerse un pan duro cuando apenas tienes un día de haberlo comprado, pero la clave para saber cómo mantener el pan fresco durante más tiempo está en la humedad, ya que ésta es la que mantiene a tu pancito con textura suave y esponjosa.

¿Por qué conservar el pan fuera del frigorífico?

Cómo evitar que el pan se ponga duro – Una vez horneado el pan, pasados algunos días, comienza a envejecer. Esto sucede porque las moléculas del almidón pierden humedad y se degradan. Aunque, el proceso de deterioro del pan es irreversible y natural (aunque esté empaquetado al vacío, sin exposición al aire), también es verdad que ciertas condiciones aceleran su degradación y otras la retardan. Por este motivo, seguro te resultarán muy interesante y útiles los siguientes tips para guardar el pan:

  • Conservar el pan fuera del frigorífico. Conservar el pan en la nevera hace que sufra un proceso químico llamado retrogradación del almidón, en consecuencia, adquiere una textura gomosa o blanda, pierde sabor y frescura. En el caso especifico del pan de molde, resiste un poco en la nevera, sin embargo, su sabor y textura también cambian porque pierden frescura.
  • Guardar el pan una bolsa de tela o panera. Ambas formas representan maneras clásicas de conservar el pan (así como bolsas de papel Kraft, cajas de madera o una tela), evitando así su exposición directa y continua al medio ambiente. De esta manera, el pan no produce moho o se reseca (se protege del aire pero respira), por lo cual, se conserva mejor y por más tiempo.
  • Esperar hasta que el pan se enfríe. Ya sea que prepares el pan en casa o lo compres, siempre que el pan esté caliente, déjalo enfriar. Puedes colocar la pieza de pan sobre una rejilla, preferiblemente, hasta que se enfríe y luego lo introduces inmediatamente en la bolsa (si se trata de una bolsa de papel) o lo guardas en alguna envoltura o recipiente adecuado.
  • Evitar cortar rebanadas de pan extras. Lo ideal es conservar la barra de pan completa y solo cortar lo necesario, ya que la corteza del pan cumple la función de proteger la miga, conservando por más tiempo su frescura y suavidad. Así que, cuando guardes pan, coloca la parte cortada (donde muestra la miga) hacia abajo, así minimizas su contacto con el aire.
  • Congelar el pan. ¿Por qué refrigerado no y congelado sí? Porque la retrogradación del almidón, ocurre en temperaturas por debajo de 8 ºC, no en inferiores de -8 ºC. Sin embargo, al congelar el pan no olvides envolverlo en una bolsa de plástico, papel film o papel de aluminio (no debes congelarlo directamente).
  • Hornear o tostar el pan. Si por cualquier circunstancia no puedes aplicar cualquiera de las anteriores opciones para mantener el pan fresco o por alguna razón no te funcionan, siempre te queda la opción de calentar el pan o utilizarlo como un ingrediente (rallado, picado o en rodajas) para alguna receta.
You might be interested:  Pan Con Que?

¿Cómo conservar la barra de pan?

Cómo evitar que el pan se ponga duro – Una vez horneado el pan, pasados algunos días, comienza a envejecer. Esto sucede porque las moléculas del almidón pierden humedad y se degradan. Aunque, el proceso de deterioro del pan es irreversible y natural (aunque esté empaquetado al vacío, sin exposición al aire), también es verdad que ciertas condiciones aceleran su degradación y otras la retardan. Por este motivo, seguro te resultarán muy interesante y útiles los siguientes tips para guardar el pan:

  • Conservar el pan fuera del frigorífico. Conservar el pan en la nevera hace que sufra un proceso químico llamado retrogradación del almidón, en consecuencia, adquiere una textura gomosa o blanda, pierde sabor y frescura. En el caso especifico del pan de molde, resiste un poco en la nevera, sin embargo, su sabor y textura también cambian porque pierden frescura.
  • Guardar el pan una bolsa de tela o panera. Ambas formas representan maneras clásicas de conservar el pan (así como bolsas de papel Kraft, cajas de madera o una tela), evitando así su exposición directa y continua al medio ambiente. De esta manera, el pan no produce moho o se reseca (se protege del aire pero respira), por lo cual, se conserva mejor y por más tiempo.
  • Esperar hasta que el pan se enfríe. Ya sea que prepares el pan en casa o lo compres, siempre que el pan esté caliente, déjalo enfriar. Puedes colocar la pieza de pan sobre una rejilla, preferiblemente, hasta que se enfríe y luego lo introduces inmediatamente en la bolsa (si se trata de una bolsa de papel) o lo guardas en alguna envoltura o recipiente adecuado.
  • Evitar cortar rebanadas de pan extras. Lo ideal es conservar la barra de pan completa y solo cortar lo necesario, ya que la corteza del pan cumple la función de proteger la miga, conservando por más tiempo su frescura y suavidad. Así que, cuando guardes pan, coloca la parte cortada (donde muestra la miga) hacia abajo, así minimizas su contacto con el aire.
  • Congelar el pan. ¿Por qué refrigerado no y congelado sí? Porque la retrogradación del almidón, ocurre en temperaturas por debajo de 8 ºC, no en inferiores de -8 ºC. Sin embargo, al congelar el pan no olvides envolverlo en una bolsa de plástico, papel film o papel de aluminio (no debes congelarlo directamente).
  • Hornear o tostar el pan. Si por cualquier circunstancia no puedes aplicar cualquiera de las anteriores opciones para mantener el pan fresco o por alguna razón no te funcionan, siempre te queda la opción de calentar el pan o utilizarlo como un ingrediente (rallado, picado o en rodajas) para alguna receta.