Como Se Crean Las Salchichas?

Como Se Crean Las Salchichas
Longanizas frescas de carne de cerdo (Salchichas) Las salchichas son embutidos a base de carne picada. Para la elaboración se suelen aprovechar las partes del animal, como la grasa , las vísceras o sangre. Esta carne se introduce justamente en una envoltura que es tradicionalmente la piel del intestino del animal. Los perros calientes o perritos calientes (del inglés hot dog ), también llamados jochos en México y Algunas zonas de Guatemala , dogos con winnies en el norte de México , hates en Cabo San Lucas, Baja California Sur, México , panchos en Argentina , Paraguay , Uruguay y Perú , completos en Chile , choris en El Salvador y shucos en Guatemala , son una especie de sándwiches de salchicha hechos con un pan alargado de la misma longitud que la salchicha y a los que se añaden a menudo crema , ají , kétchup , mostaza y mayonesa.

¿Cómo se hace una salchicha?

Proceso para fabricar salchichas – La salchicha es un embutido de carne picada en el que se almacenan y se aprovechan otras partes del animal que no se venden ni distribuyen individualmente. En la actualidad, encontramos una gran variedad de salchichas que ofrecen diferentes sabores y presentaciones. Entonces, ¿ cómo se hace una salchicha? A continuación, encontrará un paso a paso:

  1. Selección: Se selecciona la carne de baja humedad. Posteriormente se lava con agua corriente se sumerge en una mezcla de líquido germicida,
  2. Picado y mezclado: se pica la carne en trozos pequeños basándose en su procedencia, se le agrega sal, junto con otros condimentos y hielo para formar una masa consistente.
  3. Reposo: La masa obtenida debe estar alrededor de 24 horas almacenada en un refrigerador. En esta parte del proceso se realiza la maduración de la carne.
  4. Molienda: las carnes seleccionadas y la grasa de las mismas, son molidas por separado.
  5. Picado: pasan por un instrumento llamado cutter, el cual consta de finas cuchillas que picará y mezclará los ingredientes.
  6. Embutido: para ser embutida, debe ser acumulada en una funda sintética, dejando un espacio para prevenir que la masa rompa la envoltura.
  7. Atado: son atadas con un filo hilo de algodón, esto se hace en forma de cadena.
  8. Enfriamiento: Luego de haber pasado por un proceso de calentamiento, ahumado y pasteurización, al embutido debe dársele una ducha con agua muy fría.
  9. Almacenamiento: Para secar las salchichas son colgadas y deben mantenerse en un refrigerador.

Generalmente las salchichas están hechas a base de recortes del puerco y la unión de diferentes sobras que quedan cuando se hacen los recortes al tocino, al pollo y al pavo. Esta carne sobrante es molida hasta convertirse en una pasta y luego, es mezclada con agua, colores y sabores artificiales. Las salchichas que contienen poca carne real las encontramos en presentaciones cuyos colores son de color café o rojo, pues estas están hechas de pollo que ha sido recuperado antes de la descomposición del animal, y tienen de ello cerca de un 64% y 17% de puerco.  Como lo he dicho, hay ingredientes que comparten todos los tipos y presentaciones de salchichas, estos son:.

¿Cómo se conservan las salchichas?

Proceso para fabricar salchichas – La salchicha es un embutido de carne picada en el que se almacenan y se aprovechan otras partes del animal que no se venden ni distribuyen individualmente. En la actualidad, encontramos una gran variedad de salchichas que ofrecen diferentes sabores y presentaciones. Entonces, ¿ cómo se hace una salchicha? A continuación, encontrará un paso a paso:

  1. Selección: Se selecciona la carne de baja humedad. Posteriormente se lava con agua corriente se sumerge en una mezcla de líquido germicida,
  2. Picado y mezclado: se pica la carne en trozos pequeños basándose en su procedencia, se le agrega sal, junto con otros condimentos y hielo para formar una masa consistente.
  3. Reposo: La masa obtenida debe estar alrededor de 24 horas almacenada en un refrigerador. En esta parte del proceso se realiza la maduración de la carne.
  4. Molienda: las carnes seleccionadas y la grasa de las mismas, son molidas por separado.
  5. Picado: pasan por un instrumento llamado cutter, el cual consta de finas cuchillas que picará y mezclará los ingredientes.
  6. Embutido: para ser embutida, debe ser acumulada en una funda sintética, dejando un espacio para prevenir que la masa rompa la envoltura.
  7. Atado: son atadas con un filo hilo de algodón, esto se hace en forma de cadena.
  8. Enfriamiento: Luego de haber pasado por un proceso de calentamiento, ahumado y pasteurización, al embutido debe dársele una ducha con agua muy fría.
  9. Almacenamiento: Para secar las salchichas son colgadas y deben mantenerse en un refrigerador.

Generalmente las salchichas están hechas a base de recortes del puerco y la unión de diferentes sobras que quedan cuando se hacen los recortes al tocino, al pollo y al pavo. Esta carne sobrante es molida hasta convertirse en una pasta y luego, es mezclada con agua, colores y sabores artificiales. Las salchichas que contienen poca carne real las encontramos en presentaciones cuyos colores son de color café o rojo, pues estas están hechas de pollo que ha sido recuperado antes de la descomposición del animal, y tienen de ello cerca de un 64% y 17% de puerco.  Como lo he dicho, hay ingredientes que comparten todos los tipos y presentaciones de salchichas, estos son:.

¿Cuánto tiempo se cocinan las salchichas?

COMO se HACEN las SALCHICHAS de CERDO🌭| ¿De qué están hechas las salchichas?

Descargar el PDF Descargar el PDF Si cocinas las salchichas correctamente, quedarán firmes y ligeramente crujientes por fuera, mientras que su interior será una explosión de jugoso sabor. Sin embargo, hay muchas formas distintas de cocinar unas salchichas para que queden en su punto. Ya sea que las hagas a la parrilla, fritas, cocidas o asadas, es aconsejable que aprendas unos cuantos trucos de cocina para asegurarte de conseguir siempre un resultado óptimo.

  1. 1 Calienta la sartén en el fogón. Prende una hornilla y ponla a fuego de medio a alto. Coloca una sartén consistente sobre el fuego. Deja que se caliente durante uno o dos minutos.
    • Cuando la sartén se haya calentado lo suficiente como para empezar a desprender algo de humo, o cuando viertas una gota de agua sobre ella y al hacer contacto empiece a chisporrotear, podrás empezar a cocinar.
  2. 2 Añade un poco de aceite. Las salchichas son bastante grasosas de por sí, por lo que no tendrás que engrasar demasiado la sartén. Sin embargo, esta grasa estará atrapada en el interior de la salchicha al principio, por lo que durante los primeros minutos el exterior podrá pegarse a la sartén y quemarse.

    Ten en cuenta que esta guía es para hacer salchichas frescas corrientes, aunque las tortas preparadas con la misma carne y la carne de salchicha suelta, sin embutir, deben cocinarse de forma parecida. Puedes verter una cucharada sopera de aceite para cocinar (de canola, de maíz, de oliva, etc.

    ) sobre la sartén para evitar que las salchichas se adhieran hasta que la grasa del interior empiece a salir.

    • Ten cuidado con el aceite de oliva. El punto de humeo del aceite de oliva es más bajo que el de otros aceites, lo cual quiere decir que empezará a humear a una temperatura más baja. Este humeo inicial no es peligroso, pero puede hacer saltar la alarma de incendios y alterar ligeramente el sabor de las salchichas.
  3. 3 Coloca las salchichas sobre la superficie caliente. Coloca las salchichas con cuidado en la sartén, una por una. Deja espacio suficiente para que no se toquen unas con otras. De esta forma, se cocinarán uniformemente por todas partes. Si vas a cocinar muchas salchichas, tendrás que hacerlo en varias tandas.
    • Si la piel del exterior une unas salchichas con otras, córtala antes de echarlas a la sartén.
  4. 4 Cocínalas hasta que se doren por ambos lados. Al principio, deja que las salchichas se cocinen sin tocarlas. Después de un par de minutos, dales la vuelta. Continúa dándoles la vuelta cada dos o tres minutos hasta que se doren por todas partes. Dependiendo del tamaño de las salchichas, esto llevará entre 10 y 15 minutos.
    • Cuando las salchichas estén doradas, corta una por la mitad. La carne debe estar firme y cocinada uniformemente. No debe haber ninguna zona rosada (cruda), y cualquier jugo que suelten las salchichas deberá salir transparente. Si hay algún signo que indique que no está hecha, continúa cocinando.
    • Puedes utilizar un par de pinzas largas para evitar que el aceite te salte a las manos.
  5. 5 Aplana o abre las salchichas para reducir el tiempo de elaboración. Esperar a que las salchichas se hagan totalmente puede ser frustrante. Afortunadamente, existen unas cuantas formas de reducir el tiempo que hay que pasar frente al fogón:
    • Una forma consiste en abrir las salchichas a lo largo. Agarra un cuchillo afilado y corta la salchicha de un extremo a otro. Abre la salchicha (como si fuera una mariposa) y coloca la parte del relleno que ahora queda expuesta hacia abajo, en contacto con la superficie de la sartén. Cocínala de esta forma hasta que quede bien dorada.
    • También puedes aplanar las salchichas para que queden más finas y se cocinen más rápido. Para hacerlo, aplástalas con la base de una sartén pesada antes de empezar a cocinarlas.
  6. 6 Si es necesario, termina haciéndolas al vapor. Algunas salchichas (especialmente las granes) requieren mucho tiempo al fuego. Si quieres seguir cocinando las salchichas pero te preocupa que puedan quemarse, prueba a utilizar este método. Necesitarás una tapadera que se ajuste a la sartén en la que estés cocinando las salchichas:
    • Cocina las salchichas de forma corriente hasta que queden bien doradas por fuera pero sigan algo crudas por dentro.
    • Vierte media taza de agua en la sartén. Cubre la sartén con una tapadera. El vapor del agua quedará atrapado bajo la tapadera y empezará a calentar las salchichas por todas partes.
    • Baja el fuego a medio o bajo. Sigue cocinando las salchichas durante un periodo de entre cinco y diez minutos más, y después retira la tapadera con cuidado de no quemarte con el vapor. Cocina las salchichas durante unos cuantos minutos más para que vuelvan a quedar un poco crujientes por fuera.

    Anuncio

  1. 1 Prende la parrilla. Cocinar salchichas a la parrilla es parecido a cocinarlas en una sartén, pero no exactamente igual. Para empezar, prende la parrilla y deja que se caliente. Si utilizas una parrilla de gas, pon las hornillas a fuego de medio a alto. Si utilizas carbón, prende una pila generosa de briquetas y deja que ardan hasta que queden cubiertas de cenizas y al rojo vivo.
    • Si utilizas carbón y no sabes muy bien cómo empezar, consulta nuestra guía con instrucciones detalladas para prender una parrilla de carbón.
  2. 2 Deja un lado de la parrilla caliente y otro “frío”. Una vez que la parrilla esté caliente, tendrás que hacer un pequeño reajuste. Deberás dejar un lado de la parrilla caliente y reducir el calor del otro lado. Esto no es difícil. Aquí tienes cómo hacerlo:
    • Si utilizas una parrilla de gas, solo tendrás que bajar la hornilla (o las hornillas) de un lado a fuego lento.
    • Si utilizas una parrilla de carbón, utiliza una herramienta de metal con mucho cuidado para arrastrar la mayoría de las briquetas calientes a un lado, dejando solo una capa fina al otro lado.
  3. 3 Dora las salchichas en la parte caliente. Ahora, extiende las salchichas, una por una, en la parte caliente de la parrilla. Ten cuidado de dejar algo de espacio alrededor de cada salchicha para permitir que so cocinen uniformemente. Al igual que al freírlas en la sartén, si están unidas por fuera, sepáralas con unas tijeras antes de cocinarlas.
    • Dales la vuelta a las salchichas pasados dos minutos. La parte de abajo debe quedar tostada con un saludable tono marrón oscuro. El segundo lado deberá dorarse durante un minuto aproximadamente antes de proceder.
  4. 4 Pásalas a la parte más fría de la parrilla para cocinar el interior. Una vez que las salchichas estén bien doradas, utiliza un tenedor largo o unas pinzas para pasarlas a la otra parte de la parrilla. En esta otra parte, seguirán cocinándose sin correr el riesgo de quemarse, como ocurriría en la parte caliente. Deja que se cocinen durante unos 10 minutos más, dándoles la vuelta de vez en cuando.
    • Como ya hemos mencionado arriba, las salchichas estarán hechas cuando queden bien doradas por fuera y la carne del interior esté firme, sin ninguna parte rosada. El jugo que suelten debe salir transparente.

    Anuncio

  1. 1 Echa agua en una olla hasta llenar 3/4 del recipiente. Puedes utilizar agua corriente, pero no aportará nada de sabor extra a las salchichas. En su lugar puedes hacer una mezcla con agua y tus condimentos líquidos favoritos. Por ejemplo, tanto el caldo de carne o de verduras, como el vino, la cerveza o la salsa de tomate aportan sabor a las salchichas mientras se cocinan.
    • Al hervir las salchichas, no quedarán crujientes por fuera, pero conservarán mejor el jugo y la grasa del interior. Por este motivo, cocerlas es una buena opción para esas salchichas hechas con carne muy molida, grasa y agua, cuyo interior tiene consistencia de masa homogénea. Algunos ejemplos de este tipo de salchichas son las bratwursts , las frankfurt , las vienesas, las alemanas y las serdelki.
  2. 2 Hierve el agua. Utiliza la opción de máxima temperatura de la hornilla. Necesitarás mucha agua y, por lo tanto, mucho calor para hervirla. Aun así, es probable que requiera algo de tiempo.
  3. 3 Mete las salchichas en el agua hirviendo. Para evitar los salpicones de agua caliente, sumerge las salchichas una a una utilizando unas pinzas largas u otro utensilio. No las dejes caer con las manos. Cuando estén todas las salchichas en el agua, baja el fuego para que se cuezan a fuego lento.
  4. 4 Deja que las salchichas se cuezan. Cubre el agua hirviendo con una tapadera. Si las salchichas estaban cocinadas de antemano (como en el caso de las frankfurt y las vienesas), solo tendrás que cocerlas hasta que estén calientes por fuera y por dentro (durante unos 10 minutos). Si no estaban precocinadas, tal vez tengas que cocerlas durante un periodo de hasta 30 minutos antes de sacarlas.
    • Las salchichas cocidas tienen un aspecto algo distinto del de las salchichas a la parrilla o las salchichas fritas una vez que están hechas. No son doradas por fuera, sino que simplemente quedan firmes y uniformes por fuera y por dentro, sin ninguna parte rosada. Dependiendo del tipo de salchicha, es posible que adquieran un tono entre grisáceo y blanquecino poco apetecible. No pasa nada, siempre que estén bien cocinadas por fuera y por dentro.
  5. 5 Otra opción consiste en dorarlas en una sartén de freír. Las salchichas cocidas ya están listas para servir. Sin embargo, si echas en falta el exterior dorado y crujiente de los otros métodos, puedes conseguirlo aplicándoles un poco de calor en seco. Calienta una sartén de freír, añade una cucharada sopera de aceite y fríe las salchichas por los dos lados durante unos cuantos minutos hasta que se doren.
    • Muchas salchichas de Europa Central y Europa del Este se suelen comer cocidas. Sin embargo, también están muy buenas doradas, así que no tengas miedo de pasarlas por la sartén después de cocerlas.

    Anuncio

  1. 1 Precalienta el horno a 180 ºC (350 ºF). Mientras esperas a que el horno se caliente, continúa con los siguientes pasos.
  2. 2 Prepara una bandeja de hornear. Hay muchas formas de cocinar las salchichas en el horno. La más sencilla consiste solo en extenderlas directamente sobre una bandeja metálica para hornear. Sin embargo, para obtener mejores resultados, puedes probar este método, que permite que las salchichas drenen el exceso de grasa, como al cocinarlas a la parrilla:
    • Forra la bandeja con papel de aluminio. De esta forma, te resultará mucho más fácil limpiarla después.
    • Coloca la rejilla metálica para hornear sobre la sartén forrada en papel de aluminio. Las barras deben estar suficientemente juntas para que las salchichas no se caigan entre ellas.
  3. 3 Coloca las salchichas sobre la bandeja. Como en los métodos anteriores, deberás dejar unos 2,5 cm (1 pulgada) de espacio entre las salchichas para que se cocinen uniformemente. Si las salchichas están unidas por fuera, sepáralas con unas tijeras para poder distribuirlas bien sobre la bandeja.
  4. 4 Hornéalas durante 20 minutos. Coloca las salchichas en el centro del horno. Deja que se asen durante 10 minutos antes de darles la vuelta y después deja que se asen otros 10 minutos más sin tocarlas.
    • Utiliza unas pinzas largas para manipular las salchichas calientes. A veces, sueltan grasa de forma inesperada.
  5. 5 Asegúrate de que estén hechas antes de servirlas. Cuando cocines las salchichas en el horno, una vez bien asadas, tendrán un aspecto parecido al de las salchichas a la parrilla. El exterior debe quedar dorado y crujiente por todas partes. El interior debe quedar jugoso y firme, sin zonas rosadas. Cualquier jugo que suelten deberá salir transparente.
    • Si parece que no están hechas, continúa asándolas en periodos de cinco minutos hasta que estén cocinadas por fuera y por dentro. Las salchichas grandes y gruesas pueden tardar mucho en hacerse.

    Anuncio

¿Cómo hacer salchichas caseras desde cero?

Descargar el PDF Descargar el PDF Elaborar salchichas caseras desde cero requiere un poco de inversión. Necesitas un triturador de carne y una embutidora de salchichas, pero los resultados bien valen el tiempo y el esfuerzo. Las salchichas no solo saldrán sabrosas, sino que también se adecuarán a tu paladar. Además, tendrás suficiente para compartir. Cada receta rinde aproximadamente 2,3 kg (5 libras) de salchichas.

  1. 1 Reúne los ingredientes. Compra la carne y elige los ingredientes que vas a usar para la elaboración de las salchichas. No es necesario seguir la receta al pie de la letra. Puedes elegir tus especias favoritas y descartar las que no te importan mucho. Echa a andar tu creatividad para elaborar tu propia mezcla de especias.
  2. 2 Compra un triturador de carne. Si deseas hacer las salchichas desde cero (en especial si piensas hacerlo más de una vez), es mejor comprar un triturador de carne. Te garantiza que la carne quede bien triturada y te permite triturar las salchichas de acuerdo con las especificaciones exactas de la receta.
    • Algunas batidoras comunes vienen con un triturador de carne, el cual es muy efectivo para hacer salchichas.
    • Compra un triturador con opciones de triturado grueso y fino, ya que distintas recetas requieren distintas texturas de carne.
    • Si prefieres no triturar la carne por tu cuenta, pídele al carnicero que lo haga por ti.
  3. 3 Compra una embutidora de salchichas. Este es otro aparato esencial si piensas hacer salchichas más de una vez. Meter las salchichas en tripas de cerdo mejora en gran manera el sabor de las salchichas gracias a que permite que los sabores se mezclen y se marinen entre sí. Esto no ocurre mucho cuando la carne no se encuentre en una tripa.
    • Algunos trituradores de carne vienen con una embutidora de salchichas.
    • Si prefieres no comprar una, puedes hacer salchichas sueltas dándoles la forma de hamburguesas.
  4. 4 Elige tripas para las salchichas. Las más comunes están hechas de tripas de cerdo saladas. Puedes comprarlas en muchas carnicerías y en Internet y suelen venderlas por metros (o pies). Por ejemplo, 4,6 m (15 pies) de tripas de cerdo equivalen a 453,5 g (1 libra).
    • Si prefieres no usar las tripas tradicionales hechas de cerdo, también están disponibles las tripas sintéticas hechas de colágeno.
    • Otra opción es usar hojas de col de Saboya blanqueadas como tripas si quieres evitar usar cerdo.
  5. 5 Enfría la carne y el equipo para hacer salchichas. Antes de empezar, despeja el congelador para hacer espacio para la carne, la grasa y todo el equipo que vas a usar, incluyendo los boles. Es indispensable mantener todo frío al momento de hacer salchichas. Si la grasa empieza a suavizarse, no se emulsionará bien con la carne.
    • Y mejor aún, te ahorra tiempo;
    • Puedes llenar las salchichas manualmente si tienes experiencia en esto, pero es muy probable que no la tengas;
    • Por lo tanto, probablemente los resultados no serán tan buenos;

    Eso significa que a la hora de cocinar las salchichas, la grasa se separará de la carne en vez de cocinarse con ella. En conclusión, las salchichas se echarán a perder. Mantener todo frío evita que eso ocurra.

    • Congela la carne y la grasa hasta que se vuelvan sólidas, antes de ponerte a trabajar. De este modo cuando estés trabajando en la elaboración de las salchichas, se mantendrán frías incluso mientras se descongelan.
    • Coloca el equipo en el congelador por un par de horas antes de empezar a elaborar las salchichas.
    • Cuando estés listo para empezar, verifica que todo esté lo suficientemente frío. Los ingredientes y el equipo deben estar tan fríos que te será incómodo trabajar con ellos. Si la carne y los materiales empiezan a calentarse durante el proceso de elaboración de las salchichas, vuelve a colocarlos en el refrigerador de vez en cuando para que se enfríen.

    Anuncio

  1. 1 Prepara un baño de hielo. Llena un bol grande con hielo y pon un bol pequeño en el interior. Luego, coloca la carne en el bol pequeño. Esta es la forma de mantener la carne fría mientras trabajas. Pero como mencionamos anteriormente, si la carne empieza a calentarse, vuelve a colocarla en el congelador para que se enfríe una vez más.
  2. 2 Corta la carne y la grasa. Corta rápidamente la carne y la grasa congeladas en trozos pequeños de 2,54 cm (1 pulgada) de diámetro. Luego, vuelve a colocar la carne y la grasa en el bol pequeño con hielo a medida que terminas de cortarlas. Nuevamente, esto sirve para garantizar que la carne permanezca fría durante el proceso.
  3. 3 Mezcla la carne y la grasa con las especias. Mezcla primero la carne y la grasa con una cuchara limpia mientras permanecen en el baño de hielo. Luego, agrega la sal, la pimienta, las hierbas y las especias. Trabaja con rapidez para que la carne no empiece a calentarse. Una vez que los ingredientes estén mezclados por completo, retira el bol del baño de hielo y cúbrelo con papel film.
  4. 4 Congela la mezcla de carne durante 30 minutos. No la congeles por más de una hora antes de triturarla. Si la congelas por mucho tiempo, será difícil triturarla. Para triturarla de forma correcta, debe estar ligeramente suave en el centro y congelada en la superficie.
    • Si vas a hacer una receta con ingredientes húmedos como el vinagre, el jerez o la miel, mezcla los ingredientes húmedos y colócalos en el refrigerador para usarlos posteriormente.
    • Si vas a usar tripas para salchichas, retíralas del congelador y ponlas en un bol de agua para remojarlas y suavizarlas.
  5. 5 Tritura la carne. Retira el triturador del congelador y configúralo según las instrucciones del fabricante. Coloca un bol frío debajo de la boquilla del triturador para atrapar la carne molida. Saca la carne del congelador y pásala por el triturador usando la opción de triturado fino o grueso, dependiendo de tu preferencia.
    • Algunas recetas recomiendan usar una opción específica de triturado, pero muchas lo dejan al gusto de la persona.
    • La opción del triturado grueso es similar al picado grueso. Tritura la carne en trozos gruesos, mientras que la opción de triturado fino tritura la carne finamente.
    • Si parece que la carne se está calentando durante el proceso de triturado, llévala nuevamente al congelador por unos minutos antes de proseguir. Luego, solo continúa cuando se haya enfriado lo suficiente.
  6. 6 Congela la carne molida. Una vez que hayas terminado de triturarla, cubre el bol y vuelve a poner la carne en el congelador. No dejes que se solidifique, pero sí por el exterior. Mientras esperas que la carne se congele, limpia el triturador y guárdalo.
  7. 7 Incorpora los ingredientes húmedos. Retira el bol del congelador y agrega los ingredientes húmedos restantes, como el vinagre, el jerez o la miel. Usa una batidora estándar, una cuchara o las manos para mezclar los ingredientes hasta que la carne de las salchichas se ponga pegajosa y se mantenga unida.
    • Si no piensas meter las salchichas en tripas, ahora ya están listas para cocinarlas o almacenarlas. Puedes darles la forma de hamburguesas y congelarlas para su uso posterior o cocínalas en una sartén durante 5 minutos por cada lado.
    • Si vas a hacer ristras de salchichas, vuelve a colocar la mezcla de salchichas en el congelador y prepara el embutidor de salchichas.

    Anuncio

  1. 1 Prepara el equipo para embutir las salchichas. Saca el embutidor del congelador y prográmalo según las instrucciones del fabricante. Deja correr agua tibia a través de las tripas para salchichas y prepáralas para embutirlas acomodando un extremo sobre el borde del bol mientras la cola de la tripa sigue remojándose en agua tibia.
    • Al momento de dejar correr agua a través de las tripas, verifica si hay fugas. Si encuentras una, desecha esa tripa.
    • Trata de evitar que las tripas se tuerzan porque podrías rasgar una por accidente si debes desenredarlas.
  2. 2 Coloca una tripa en el tubo de la embutidora. Cada tripa debe tener varios metros de largo. Debes deslizar toda la tripa en el tubo con una cola de 20,3 cm (8 pulgadas) colgando del extremo. Al momento de embutir las salchichas, la carne llenará la tripa. En algunos casos, solo necesitas una tripa para una tanda entera de salchichas.
  3. 3 Llena la tripa. Coloca la carne en la embutidora de salchichas, todo a la vez. Gira la embutidora para que la carne empiece a surgir del tubo y llene la tripa. Usa una mano para quitar lentamente la tripa del tubo mientras la carne lo llena y usa la otra mano para darle a la salchicha la forma de una espiral.
    • Necesitas algo de práctica para aprender a girar con rapidez la embutidora y llenar la tripa. Así que, al inicio debes ir poco a poco ya que no querrás rasgar la tripa.
    • Si tienes carne de salchicha que no entra en la embutidora, mantenla en un bol de hielo hasta que se acaben las salchichas. Luego, vuelve a llenar rápidamente la embutidora.
    • Si falta tripa, retírala de la embutidora, ata el extremo y continúa con otra tripa. Sigue embutiendo las tripas hasta que se acabe la carne.
  4. 4 Forma las ristras. Debes tener una o más espirales de salchicha atadas a un extremo de la tripa y abiertas en el otro. Forma las ristras de la siguiente manera: mide 15 cm (6 pulgadas) desde el nudo, pellizca la salchicha con el pulgar y el dedo índice y usa las manos para torcer las dos piezas en dirección a ti tres veces.
    • Mide 15 cm (6 pulgadas) más hacia abajo, por la espiral, haz un pellizco y esta vez gira lejos de ti tres veces. Continúa de esta manera bajando por la espiral hasta que te quedes sin espacio para hacer más ristras. Ata firmemente el extremo de la espiral contra la carne.
    • Asegúrate de torcer una ristra hacia ti y la siguiente ristra lejos de ti. Esto garantiza que las ristras no se desenreden.

    Anuncio

  1. 1 Cuelga las salchichas para que se sequen. Usa una rejilla de secado de madera u otro tipo de rejilla para colgar las salchichas hasta que se sequen. Acomódalas sobre la rejilla de modo que las ristras cuelguen, pero que no se topen. Deja que se sequen durante una hora y media.
  2. 2 Revienta las burbujas de aire. Esteriliza una aguja calentándola sobre una llama y úsala para pinchar cada salchicha en donde veas una burbuja de aire. Esto permite la salida del aire atrapado al interior y aplana la tripa contra la carne.
  3. 3 Almacena las salchichas. Colócalas en un recipiente en el refrigerador durante toda la noche para que los sabores sigan mezclándose. Después de 8 horas, las salchichas estarán listas para su consumo. Cocínalas dentro de una semana o congélalas hasta varios meses antes de comerlas. Anuncio