Como Guardar Pan Para Que No Se Ponga Duro?

Como Guardar Pan Para Que No Se Ponga Duro
Alargar la vida útil del pan – El pan debe conservarse a temperatura ambiente, en un lugar seco, ajeno al sol, almacenado en una bolsa de papel o tela, o bien en una caja de madera, ya que estos materiales le permiten respirar y conservar su humedad (evitando así que se reseque). Como Guardar Pan Para Que No Se Ponga Duro Es importante conservarlo a temperatura ambiente, en un lugar fresco y seco.

¿Cómo hacer que el pan dure más tiempo blando?

Guarda el pan en bolsas de tela o panera – Como Guardar Pan Para Que No Se Ponga Duro Fuente: Pixabay/luiza_83 Para conservar el pan varios días y que mantenga ese aspecto fresco y crujiente, debes guardarlo o bien en una bolsa de tela , mejor de lino o de algodón, o en una panera de madera. Si no tienes ninguna de ellas, puedes optar por una bolsa de papel. Seguro que te has fijado que es donde normalmente te lo entregan en la panadería. Estos materiales permiten que el pan respire y mantenga la humedad. No introduzcas nunca el pan en la nevera.

¿Cómo se debe almacenar el pan?

Como almacenar o guardar el pan correctamente para evitar que tenga un envejecimiento prematuro es una de las cuestiones que más nos planteamos los que llevamos la cocina de nuestras casas. Es un fastidio llegar por la noche, y ver que el pan que compraste por la mañana está reblandecido o incluso seco por algunas zonas.

A través de unos breves consejos espero que podamos disfrutar del pan durante más tiempo. ¿Pero cómo se envejece el pan? El envejecimiento se produce en los días posteriores al horneado del pan y parece derivarse de la perdida de humedad.

Y consiste en que el interior del pan se pone seco, duro y se desmigaja fácilmente. Esto es lo que se supone. Pero hoy en día se sabe que el pan envejece incluso estando guardado al vacío, es decir sin perdidas de humedad. Para no aburrir en explicaciones cientificas, digamos que el responsable del envejecimiento del pan es realmente el almidón.

Hay un proceso natural del almidón según el cual las moléculas pierden el agua de su interior y se degradan tanto que vuelven al pan duro, seco, etc. Tres recetas al horno fáciles y rápidas, para comer bien sin despeinarse Para invertir el proceso de envejecimiento , siempre que la mayor parte de ese agua que se escapó del almidón siga en el pan, lo mejor que podemos hacer es someter el pan a un proceso de recalentamiento.

Pero cuidado, por encima de 60º C, que es la temperatura donde se reconstruye el almidón del trigo. Lo mejor para almacenar el pan es evitar el frío del refrigerador. En un experimento de pan almacenado a 7º C tardó solo un día en envejecer lo mismo que otro pan almacenado seis días a 30º C.

  • Para almacenar un pan un día o dos, lo mejor es almacenarlo a temperatura ambiente en una panera o bolsa de papel, reduciendo así la perdida de humedad y la corteza se conservará algo crujiente.
  • Si necesitamos conservar el pan durante más tiempo, hay que envolverlo bien en plástico o papel de aluminio y congelarlo. Luego lo regeneramos a unos 70º C en el horno.
  • Si el pan lo queremos destinar a tostarlo o como ingrediente en elaboraciones (por ejemplo pudding), podemos guardarlo en la nevera sin mayor problemas.
  • No guardar el pan en bolsas de plástico, ya que crecen exponencialmente los mohos potencialmente tóxicos.

En Directo al Paladar | Pan, conoce su historia En Directo al Paladar | Cómo hacer pan.

¿Cómo hacer que el pan no se pudra?

Descargar el PDF Descargar el PDF Mantener el pan fresco es difícil, sobre todo en los hogares pequeños y en los que se encuentran en climas cálidos y húmedos. Aprender a guardar el pan de la forma correcta es la forma más fácil de evitar que le salga moho y poder disfrutar de cada pan hasta la última migaja.

  1. 1 Corta el pan en porciones o rodajas. No sería fácil cortar un pan congelado, así que si lo cortas con anticipación, no tendrás que descongelar todo el pan con cada uso.
  2. 2 Envuelve el pan y ciérralo bien. Envuelve el pan con papel encerado o de aluminio para que mantenga la humedad y evitar las quemaduras por frío. Si es un pan suave, puedes poner el papel encerado entre cada rodaja para que no se peguen.
  3. 3 Coloca el pan en una bolsa apta para congelar. Dobla la bolsa alrededor del pan para quitarle todo el aire que puedas cuando la cierres después de cada uso. De esta forma, el pan se mantendrá fresco hasta por seis meses.
  4. 4 Deja que el pan se descongele. Cuando llegue el momento de comer, deja que los panes se descongelen en el papel encerado o de aluminio antes de calentarlos, para que puedan volver a absorber la humedad que quedó en la envoltura. De esta forma, te asegurarás de que la textura sea igual que cuando lo congelaste. Anuncio
  1. 1 Invierte en una panera. Coloca la panera en un área fresca y alejada de los objetos calientes porque pueden acelerar el crecimiento del moho. Debido a que las esporas de moho viven en el oxígeno, el recipiente debe ser hermético para reducir la propagación.
  2. 2 Mantén el pan seco. No toques el pan con las manos mojadas y nunca lo lo guardes en un contenedor sellado si tiene humedad visible. Si se deja a temperatura ambiente, la humedad acelerará el crecimiento del moho.
  3. 3 Evita refrigerarlo. La temperatura del refrigerador puede ayudar a combatir el moho, pero hará que el pan se ponga rancio más rápido. A diferencia del congelador, el refrigerador cambiará la alineación del almidón del pan, lo cual modificará rápidamente la textura. Anuncio
  1. 1 Incorpora una masa madre en la receta. Básicamente, la masa madre es una forma utilizable de levadura salvaje que aumenta la acidez del pan, lo cual impide que le salga moho y que se ponga rancio.
  2. 2 Hornea un pan más denso. Un pan denso con una corteza crujiente se enmohecerá más despacio. Recuerda el pan rústico italiano. Agrégale más harina a la masa para aumentar la densidad y aplícale vapor con una botella de atomizador al pan cuando lo hornees para crear la corteza crujiente.
  3. 3 Agrégale algunos conservantes naturales. Si le agregas algunos conservantes naturales, como lecitina o ácido ascórbico, conservará la humedad y se reducirá la cantidad de levaduras y moho. Algunos ingredientes, como el ajo, la canela, la miel y el clavo también contrarrestan la propagación del moho, pero evidentemente influyen en el sabor de forma significativa. Anuncio
You might be interested:  Que Es Mas Sano El Pan O La Arepa?

¿Cuál es la mejor tela para guardar el pan?

Lo mejor es una panera de metal, de madera o una bolsa de tela o un paño de tela y dejarlo en un sitio fresco». En Leon The Baker aconsejan también conservar el pan en un lugar fresco y seco con una temperatura estable, protegido del sol directo y cubierto por un paño de algodón o lino.

¿Qué pasa si pongo el pan en la nevera?

Con la nevera no hace buenas migas – Se venden en bolsas de plástico ajustadas a su tamaño por una buena razón: hay que conservarlo sin sacar de la bolsa. Y en lugar seco, fresco y alejado de la luz. Por fresco se entiende un lugar donde no haga mucho calor, pero no la nevera, ya que los almidones de la miga recristalizan y la textura se ve bastante alterada.

En cambio, puedes congelarlo, ya que a temperaturas bajo cero ese proceso de recristalización de los almidones se detiene. Para que al descongelarlo su textura siga siendo agradable, usa el congelado solo para tostadas y reserva el fresco para los sándwiches o para su uso en crudo.

Incluso manteniendo la bolsa bien cerrada, el tiempo pasa y cada día las rebanadas estarán menos tiernas. Hazte a la idea de que, por lo general, la última rebanada suele estar un 20% más dura que la primera. No es recomendable refrigerarlo ya que los almidones de la miga recristalizan y la textura se altera.

Lo que sí se puede es congelarlo. La fecha de consumo preferente varía según el fabricante y la cantidad de conservantes que lleve el pan. Ante la duda, no le hinques el diente sin echar un vistazo a la fecha impresa en la bolsa.

Una supervisión visual en busca de mohos también te dará pistas de si aún sigue comestible. Recuerda: la fecha impresa es un indicador. Si no hay mohos a la vista, sigue tierno y no huele raro, puedes comerlo sin problemas.

¿Por qué se pone duro el pan?

Barras: ambiente seco y nada de plástico – En España los más consumidos son aquellos con fórmulas sencillas (harina, agua, sal, levadura y poco más), que se caracterizan por tener una miga blanda y una corteza seca y crujiente. Hablamos de las barras, hogazas, candeales y chapatas.

Estos panes se estropean rápidamente, en algunos casos no aguantan ni 24 horas en condiciones óptimas. No suelen sufrir enmohecimiento ni deterioro microbiano, ya que se echan a perder antes de que esto pueda ocurrir.

El principal motivo de su caducidad es el cambio en la textura. En primer lugar se produce una migración de humedad de la miga hacia la corteza y, posteriormente, de la corteza al ambiente. Como resultado, el pan se seca y se endurece. Si evitamos que la humedad escape al exterior, ya sea al guardarlo en una bolsa de plástico o porque la atmósfera es muy húmeda, la humedad que pierde la miga se queda en la corteza y esta queda correosa.

Por tanto, el primer consejo para guardar el pan es hacerlo en un ambiente seco, en una panera o bolsa de materiales permeables, como el papel y la tela. Si lo guardamos en bolsas de plástico puede permanecer más tiempo blando, pero con la corteza correosa.

También hay que tener en cuenta que los panes de mayor tamaño y formas redondeadas, como las hogazas, tardan más en secarse porque tienen menor superficie de intercambio, por lo que se deterioran más lentamente. Por el contrario, los panecillos se endurecen más rápidamente.

Además del intercambio de humedad hay que tener en cuenta que el almidón que forma la miga sufre modificaciones que también contribuyen al endurecimiento del pan. Estas reacciones se conocen como retrogradación y se producen de manera progresiva tras el horneado.

Existe una retrogradación rápida que ayuda a formar la miga (paso del pan recién salido del horno a la pieza a temperatura ambiente), y otra más lenta que endurece progresivamente los panes. Algunos ingredientes y aditivos ayudan a ralentizar este proceso, pero siempre se produce.

  • Este proceso se acelera con el frío, por lo que los panes no deben guardarse en sitios con temperaturas bajas;
  • También debemos saber que los panes elaborados con masas madre y fermentaciones largas sufren menos este proceso, por algunas reacciones enzimáticas y productos que se generan;

En resumen, el pan tipo barra debe conservarse en un ambiente seco, en depósitos o envases que permitan el intercambio con el exterior, y evitando zonas excesivamente frías. Y siempre se conservarán durante más tiempo los panes de mayor tamaño y formas redondeadas, y aquellos elaborados con masas madre y largas fermentaciones.

¿Cómo se conserva el pan en el congelador?

Si somos paneros de verdad, de esos a los que nada les sabe igual sin trocito de pan que acompañe las comidas, tienes que conocer estos trucos de experto que ayudarán a que tus barras y hogazas se mantengan en perfectas condiciones durante días. Conseguir que el pan aguante más de un día es una tarea muy sencilla si se conocen algunos trucos que evitarán que el pan se reseque y se quede duro como una piedra e imposible de comer.

  • El panadero artesano Moncho López, de Levaduramadre Organic Bakery, nos explica cuáles son;
  • Pan de calidad: “si un pan es bueno, está elaborado con masa madre y de forma manual, siempre durará más que otro industrial preparado con impulsores químicos”, nos explica Moncho;

“Las levaduras artificiales hacen que el pan gane mucho volumen y esa altura va en detrimento de su durabilidad ya que el pan se seca por evaporación. Cuanta mayor es la superficie de evaporación antes se secará y por tanto se pondrá duro mucho antes”. Como nuestras abuelas: “una vez que tenemos el pan en casa, lo mejor es colocarlo en una bolsa de tela, en una caja de madera o incluso en una bolsa de papel, de modo que el pan pueda respirar.

  • Eso sí hay que mantenerlo fuera de la nevera y en un ambiente más o menos seco”;
  • ¿Podemos congelar el pan? “Pues unos sí y otros no;
  • Volver a meter al congelador aquel que provienen de una masa anteriormente congelada haría que se rompiera la cadena del frío y se deteriorara el producto;

No hay ningún problema sin embargo, por congelar el pan artesano una vez cocido en el horno tras haber fermentado el tiempo que le corresponde. Sí que es verdad que en el congelador sufre un deterioro y también se va secando, pero si se tienen precauciones para preservarlo de esa pérdida de humedad, no hay ningún problema”.

  • Papel y plástico;
  • ” La mejor manera de meter el pan en el congelador es en una bolsa de plástico específica para tal fin y perfectamente cerrada;
  • Conviene además cortar en porciones según el tamaño y la comida a la que se destinen;
You might be interested:  Cuando Se Celebra La Ultima Cena En Semana Santa?

Si las vamos a tomar para desayunar por ejemplo, podemos cortarlas en rebanadas, pero si va a ser para una cena podemos cortarlas en trocitos”. Y Moncho añade que “para evitar que las rebanadas se peguen entre si y luego nos sea imposible sacar una sola, podemos poner pan de horno entre cada una de llas”, ¿Y la mejor manera de descongelarlo? “Si se dispone de tiempo se puede hacer al aire, pero eso te obliga a anticipar cuándo lo vas a comer y no resulta muy operativo, pero lo que sí desaconsejo siempre es el microondas porque agitas las moléculas de agua y el pan se queda chicloso.

¿Cuánto tiempo puede durar el pan?

Debe tenerse en cuenta que, si no se consume en uno o dos días, es recomendable guardarlo en una panera o bolsa de papel, nunca en plástico, para evitar que se forme humedad. Si el tiempo de consumo es superior a los dos días, puede almacenarse en una bolsa de plástico y hongos indeseados.

¿Cuánto tiempo dura el pan en la nevera?

Tabla de duración del pan

Abierto / Cerrado Despensa Nevera
Pan de panadería 2-3 días No recomendado
Panecillos blandos empaquetados 5-7 días 7-14 días
Panecillos de panadería 2-3 días No recomendado
Pan blando empaquetado 5-7 días No recomendado

.

¿Qué pasa si uno se come un pan con moho?

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición aclara en qué casos es peligroso ingerir alimentos que contengan estos hongoss – La primera reacción cuando se encuentra moho en cualquier alimento es no querer tomarlo ya que su aspecto no invita a probarlo.

En el pan es muy común que se genere moho, sobre todo, si es casero y no se le ha añadido conservantes. La humedad y la temperatura son alguno de los elementos que influyen para que crezca moho en los alimentos.

Desde la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) aclaran que comer pan con moho no supone ningún riesgo importante para la salud, ya que no tiene que provocar ninguna molestia o efecto. De modo que si por error se ingiere no hay que preocuparse.

  1. Aun así, lo más aconsejable es no ingerir ningún producto que contenga moho ni siquiera la parte que aparentemente no esté afectada;
  2. Aunque advierten de que a los alérgicos a los hongos sí les puede causar síntomas como dolor de barriga o dolor de cabeza;

Menos común es que tras tomar pan con moho provoque un shock anafiláctica, pero puede ocurrir. Concretamente, lo hongos denominados Penicillium o Neurospora crassa que generalmente aparecen en el pan son inofensivos.

¿Cómo guardar el pan en la panera?

Envolver el pan en papel de aluminio o plástico – Para almacenar el pan en la panera, nada mejor que hacerlo en una bolsa de plástico o en papel de aluminio. Ambos materiales harán que el pan no se deteriore tanto. Sin embargo, hay que tener cuidado: la corteza puede sufrir por culpa de la humedad.

¿Cuánto tiempo dura el pan hecho en casa?

“Si huele mal es muy posible que todo vaya bien y no lo sepáis” – Si hacemos la mezcla con harina de centeno o trigo integral, la pelota nos saldrá más dura y seca, no será tan esponjosa. Ahora bien, si sale alguna mota de moho hay que tirarla y empezar de nuevo.

  1. Para evitar que ocurra, “hay que revolver y airear la masa”, apunta Iban;
  2. E higienizar el bote en cada refresco;
  3. Elegir la levadura incorrecta, un error frecuente La masa madre suple a la levadura pero también la puede complementar;

“Forman un buen tándem, puedes unirlas para restar acidez y para que el pan adquiera más matices y sabores más complejos”, explica Daniel. Un pan de masa madre está hecho en 10-12 horas , pero si le añadimos un poco de levadura “reduces el tiempo a 6 horas ganando también regularidad en la elaboración”. Levadura ya aplicada al pan Pixabay Uno de los errores más frecuentes es usar para hacer pan la levadura química apta para pastelería (la Royal, por ejemplo), que es ideal para bizcochos o magdalenas. No es levadura, es un impulsor químico o gasificante que en contacto con el agua libera CO2 para esponjar la masa. “El pan requiere de levadura fresca o seca o no nos subirá”. La fresca resulta ideal para los principiantes, y la seca o también llamada liofilizada o de panadero, ha sido sometida a un proceso de deshidratación y por tanto se conserva más tiempo.

  1. La levadura fermenta el alimento “zampándose los azúcares presentes en el cereal y liberando alcohol y dióxido de carbono, que forma los ojos que vemos en la miga, nos dice el panadero catalán;
  2. En la práctica, nos sirve para que la masa leve, aumente de volumen y adquiera esponjosidad;

La Royal también nos sirve para empanadas con poco de volumen. No respetar los reposos y pautas del amasado Mezclar los ingredientes en un bol hay que conseguir que todo el cereal quede bien hidratado. No es bueno ir tirando agua poco a poco “porque destrozas la mezcla, evitas que quede homogénea, se endurecerá o reblandecerá”, explica Jordà.

  • Hay que seguir unas pautas : Se empieza por mezclar los ingredientes sólidos y se añaden los líquidos;
  • Cuando está todo integrado, se añade la levadura desmenuzada para que empiece a actuar;
  • Si el pan lleva grasas, se incorporan siempre (leche o mantequilla por ejemplo) al final para no impedir la formación inicial del gluten;

Hay que amasar con firmeza pero sin exagerar. Solo 2 o 3 minutos. Enseguida debemos dejarla que repose unos 10 minutos. Volvemos a amasar durante un minuto o dos y entonces hacemos un plegado simple, “uniendo las puntas como si fuera un trapo y la dejamos reposar de nuevo”, explica el panadero. Amasando pan nimis69 / Getty Images “Los reposos son básicos para que se haga la autolisis, un autoamasado que segmenta las cadenas de gluten, es un proceso espontáneo que nos facilita la tarea”. Que se nos reseque durante la fermentación Una vez hecho esto, hemos de dejar en reposo el pan hasta que doble su volumen. Más o menos una hora bien tapado y a temperatura ambiente. Cuando ha pasado ese tiempo, llega el momento de cortar el kilo de masa en varias partes, por ejemplo cuatro, para hacer otros tantos panes.

  • Se repite el proceso hasta que notemos que la masa está fina y elástica, que se estira con facilidad pero no recupera su forma inicial una vez deformada;
  • Y nuevamente lo dejaremos en reposo para que fermente otra hora;
You might be interested:  Como Reemplazar El Pan?

“La fermentación ocurre mayoritariamente en el reposo y por ello es necesario que las condiciones sean las adecuadas para que se desarrolle bien”, apunta Jordà y añade que en estos tiempos tranquilos es cuando el pan desarrolla los sabores que lo harán sabroso y especial.

“hay que ser paciente”. El nivel de hidratación es muy importante, por ello protegeremos la masa de corrientes de aire y la taparemos con un paño o bien la pintaremos con el pincelito un poco con aceite en su superficie.

“Si se nos seca puede quedar una fea piel reseca por encima y no subirnos bien cuando lo horneemos”. Y hay que controlar los tiempos: Una fermentación excesivamente larga hará que la corteza nos quede muy gruesa. La temperatura ambiente también es muy importante.

“Si es demasiado baja el proceso se ralentiza demasiado, y si es muy alta, las levaduras pueden acelerar su trabajo”, nos dice el experto, autor de Love is in the Bread, un recetario lleno de ideas para elaborar panes creativos.

Una vez realizada la segunda fermentación, vamos con el horno. No precalentar el horno, ni tener en cuenta la humedad Es muy importante recordar que el horno ha de estar caliente antes de introducir las masas. “Cada pan requiere una temperatura pero para hacer un pan normal, de tipo básico, si el horno está más bajo de 220 o 230 grados nos costará mucho más de cocer”, apunta Daniel, que insiste en la importancia de que el calor envuelva la masa por igual por todas partes. El horno debe estar caliente antes de Otras Fuentes Hemos colocado nuestros cuatro panes en una bandeja cubierta con papel de horno a una altura media y en 15-20 minutos los tendremos a punto. Hay que tener claro que el pan huye de la sequedad, por ello no debemos encender nunca el ventilador. En cambio, como le gusta la humedad, es una excelente idea colocar un molde en la parte baja del horno para que se vaya calentando, “y cuando colocamos la masa, llenamos el molde vacío con agua, que puede estar caliente, provocando que salga vapor”.

Si no tenemos este vapor es más complicado que el pan nos quede crujientito, con una buena corteza, además de elástico y tenaz. “En general cuando veamos que está bien hecho por fuera, con una corteza brillante, por dentro también estará en su punto”, nos indica Daniel Jordà.

Y añade, “si le damos un golpe en el culo y suena a hueco es que está bien cocido”. Dejarlo reposar en una superficie plana Cuando sacamos el pan del horno, una vez hecho, hemos de dejar que repose para que se enfríe en un lugar sin corriente de aire y sobre todo que no sea plano.

  1. “Si lo colocamos encima de la encimera generará humedad y podemos encontrar agua en la parte de abajo”, explica Daniel;
  2. ¿La solución? “Es un buen truco utilizar unas rejillas de horno para colocarlo encima y así impedir que esté sobre una superficie plana”;

Si tenemos mucha prisa por probar nuestra creación, Jordà asegura que no hay ningún problema si empezamos a comerlo caliente (“yo lo hago continuamente”), aunque las abuelas siempre dicen que no hay que hacerlo. Daniel tiene una teoría al respecto: “Como antiguamente no era tan fácil tener pan del día como ahora, a los niños se les decía que el pan acabado de hornear no era bueno para que se comieran antes el que ya estaba un poco duro”. El pan es esencial en la dieta diaria Getty Images El pan normal se puede guardar dos o tres días sin problema en la nevera o a temperatura ambiente conservado en una bolsa de papel o tapado con un trapo de cocina. El buen pan no se seca enseguida. También se puede congelar. 10. No recurrir a la fantasía Cuando el pan básico nos quede de maravilla, nada nos impide arriesgarnos a ser más creativos. Como experto en este campo, Daniel Jordà, aconseja que cada intento de hallar un pan nuevo sea el resultado de una reflexión.

Además, si lo comes caliente, trabaja menos la masticación y por tanto, comes más. “Solo desde la coherencia con lo aprendido, tiene sentido la evolución creativa”. Como primer paso en esta evolución, para el panadero recetas sencillas y sabrosas son las del pan de pita, la del chapati (que se hace en sartén) o la focaccia (en italiano significa hogaza), que se elabora con harina blanca, aceite, levadura y masa madre, y que los romanos cocían sobre laurel para aromatizarla.

En el libro de Daniel Love is the Bread (Editorial Juventud) podéis encontrar una que realiza con patata, pimentón de la Vera y pulpo, entre otras muchas maravillas. Por ejemplo, el pan integral de zanahoria, nueces y orégano, el de centeno, limón y chocolate, el de mojito (donde los componentes base del pan se unen al ron, yogur de limón, zumo de naranja y hojas de menta), o el de sandía, un trampantojo conseguido con gotas de chocolate negro y colorante alimentario verde y rojo.

¿Qué contiene el mejorador de pan?

¿Qué es un mejorante de panificación? – Globalmente, el mejorante puede definirse como la combinación de cinco familias de ingredientes : agentes oxidantes, agentes reductores de gluten, enzimas, emulsionantes e ingredientes diversos con efectos específicos.

  • Todos estos constituyentes son cuidadosamente codificados para establecer una eficacia óptima y son diluidos sobre un soporte de harina para facilitar su utilización en el momento del amasado;
  • El mejorante va a actuar a lo largo de la panificación, desde los primeros instantes del amasado hasta la cocción del pan;

Aportará numerosas ventajas, tanto en relación con el trabajo del panadero como con la calidad de los productos obtenidos. Descubramos juntos el papel de cada una de estas familias de ingredientes.

¿Qué se puede hacer con el pan con moho?

¿Cuál es el pan más duradero?

¿Cuál es su duración? – Los panes hechos con masa madre suelen durar más tiempo respecto a los panes de masa común. Los de masa madre pueden durar varios días en buen estado sin volverse duros tan rápido. E incluso, cuando los notamos duros podemos tostarlos un poco o introducirlos en el microondas y estarán tan crujientes por fuera y tiernos por dentro como el primer día.

Ello se debe al tipo de fermentación. Los panes comunes que se hacen con levadura química suelen inflarse mucho, son grandes, más esponjosos por dentro y mucho más ligeros. Estas características hacen que se sequen más rápido y se queden duros mucho antes.

Los panes comunes suelen durar un día como mucho. Por el contrario, los panes de masa madre aguantan 4 o 5 días en perfecto estado y, a igualdad de tamaño, son mucho más pesados. Debemos buscar los panes de color marrón oscuro y cuya miga esté alveolada, rechazando aquellos amarillos o color paja y de miga blanca.